Milagro Sala fue absuelta en el juicio por amenazas a policías

Justicia 07 de diciembre
El Tribunal Oral Criminal N° 2 le dio el beneficio de la duda. Fue en el juicio por supuestas amenazas telefónicas realizadas a dos policías en 2014, conocida como la causa de “las bombachas”.
milagro sala

El Tribunal Oral Criminal N° 2 de Jujuy decidió absolver, por mayoría, a Milagro Sala en el juicio por supuestas amenazas telefónicas realizadas a dos policías en 2014, tras brindarle el beneficio de la duda.

El fiscal Darío Osinaga había pedido cuatro años de prisión efectiva, considerando que era diputada provincial, y la querella adhirió a esa misma solicitud de pena.

Por mayoría, el Tribunal integrado por los jueces Antonio Llermanos, Luís Ernesto Kamada y Mario Ramón Puig decidió eximir a Sala. Lo hicieron en aplicación del principio "in dubio pro reo" por el cual en caso de duda o por falta de pruebas, se favorece al imputado. "Se ha demostrado que soy inocente y que es verdad lo que yo dije. La oposición no pudo comprobar que soy culpable", aseguró la dirigente, a la salida de la audiencia.

Durante el juicio hubo un total de 11 testimoniales, entre ellos el de los dos denunciantes, el oficial principal Rubén Vásquez y la comisario Ángela Cabero, de la Comisaría N° 56 de Alto Comedero, quienes dicen haber sido amenazados por teléfono por Sala.

Ahora, el juez de instrucción Pablo Pullen Llermanos, deberá definir si ordena el traslado desde el penal de Alto Comedero a alguna de las casas de la ex diputada jujeña. “Estaríamos resolviendo dependiendo del juicio que tiene en ciernes, y no nos podemos adelantar”, había indicado ayer Pullen Llermanos, teniendo en cuenta que este juicio podía cambiar la situación de Sala.

Esta fue la tercera audiencia del juicio. En la primera, la dirigente social se mostró enojada, consideró que el proceso era una “payasada”, que la causa estaba “armada” por el gobernador radical Gerardo Morales y que sabía que iba a recibir una sentencia directamente. “Yo nunca amenacé a nadie con una supuesta bomba como dicen, ese no es mi léxico, todos saben que putear, puteo, y que cuando tuve que agarrarme a piñas, me agarré, pero no amenacé a nadie. Es mentira”, dijo Sala en su declaración.

La causa es conocida como la de “las bombachas”. Se originó cuando la hija de María Molina, integrante de la Tupac Amaru y cercana a Sala, fue a pasear a una feria y se encontró con un puesto que vendía la ropa interior que su madre le había traído de Italia y que, aún con las etiquetas puestas, había sido sustraído de su casa durante una entradera.

La vendedora fue detenida, pero la denunciante también quedó demorada y la Policía secuestró la ropa y los calzados. En ese momento, Sala habría llamado a la comisaría para reclamar que le entreguen todo lo decomisado. “Las bombachas puede quedárselas para usted, su jefa y su mujer y todo el personal de la comisaría porque son una manga de maricones”, le habría dicho a Vázquez.

Se trata del segundo juicio en su contra. El diciembre del año pasado fue condenada a tres años de prisión en suspenso por el escrache realizado al entonces senador Morales y al titular de la Auditoría General de la Nación (AGN), Leandro Despouy.

Te puede interesar