Prisión preventiva para la chica que mató a su novio en Gualeguaychú

Nacional 03 de enero
La joven de 19 años esperará el inicio del juicio en los calabozos de la Comisaría del Menor y la Mujer de Gualeguychú. Testimonios aseguran que era una pareja enfermiza.
nahir galarza

Nahir Galarza, la chica de 19 años que asesinó a su novio de dos balazos, fue trasladada esta tarde a la Comisaría del Menor y la Mujer de Gualeguychú, y allí, tras una audiencia con el fiscal, el juez de Garantías de turno de esa ciudad entrerriana le dictó la prisión preventiva.

Durante esta mañana, la estudiante de abogacía fue trasladada del Hospital Centenario de Gualeguaychú, donde permanecía internada desde semana pasada, cuando declaró haber sido la autora del crimen de Fernando Pastorizzo, y fue llevada en las primeras horas de la tarde de hoy hacia la Comisaría del Menor y la Mujer.

Una vez ingresada en el lugar, la joven tuvo una audiencia con el fiscal que lleva adelante el caso, Sergio Rondoni Caffa, y en esa oportunidad se pidió la prisión preventiva, cosa que el juez de garantías consideró necesario. De este modo, Galarza esperará el juicio entre rejas.



Guillermo Biré, el juez de la causa, explicó que la prisión preventiva será por 60 días, y una vez que se termine el plazo, se intentará iniciar el juicio. Además, dijo que su decisión es preventiva, para que los investigadores tengan más tiempo para determinar que fue lo que pasó en la madrugada del viernes 29 de diciembre.

En relación a esto, sostuvo que ordenó la prisión preventiva para Nahir porque se basó en la posibilidad de que la chica se fugue, o presente algún entorpecimiento para la causa. Del mismo modo, se determinó que la joven no tenga acceso a redes sociales.

Pareja enfermiza

En cuanto a la palabra de la acusada, el fiscal aseguró que la detenida confesó que mató a Fernando Pastorizzo cuando andaban en moto, luego de pasar la noche en su casa. Asimismo, en su declaración aclaró que su padre policía no había tenido nada que ver con el hecho.

Por su parte, el defensor de Nahir, Víctor Rebossio, afirmó que hay testigos que escucharon "cómo se pegaban y hay testimonios de que era una pareja enfermiza, anómala, que gozaba de cosas que no son razonables, como hostigarse".

Te puede interesar