Denuncian a prepaga por maltratos y despidos injustificados

Sociedad 05 de enero
Se trata de Meplife Salud, ubicada en Av. Belgrano 769. Más de 20 trabajadores fueron despedidos u obligados a renunciar. Aseguran haber sufrido insultos y acoso laboral. Además, denuncian irregularidades e incumplimientos contractuales.
meplife

Cerca de una veintena de ex empleados, entre asesores y administrativos, de la prepaga Meplife Salud, ubicada en Av. Belgrano 769, que funciona en Salta desde julio de 2015, denunciaron ser víctimas de maltrato laboral. Muchos se hartaron y pegaron el portazo y a otros tantos los echaron sin razón y sin demasiadas explicaciones, por lo que decidieron iniciar acciones legales. Para colmo, los pagos correspondientes a indemnizaciones y liquidaciones finales nunca llegan y se suceden una tras otras las audiencias de mediación.

Con el objetivo de evitar que otros atraviesen por la misma situación, María M. – que resguardó su identidad para no entorpecer el proceso judicial que lleva adelante– en diálogo con InformateSalta, dice que se desempeñó como encargada del área de prestaciones médicas de agosto de 2016 a septiembre de 2017, y que fue contratada por una razón social y después terminó siendo incorporada por otra sin su autorización.

Además detalló que le prometieron regir su salario en base a un convenio que nunca respetaron y que solo recibió algunos meses el recibo de sueldo, a lo que se agregan situaciones de maltrato y de acoso. “A todos nos insulta, nos dice lentas, negras de m…”, expresó.

Pero su caso no es el único. Virginia C., quien cumplió funciones como administrativa comercial de marzo a julio de 2017, relató a nuestro medio que fue echada por exigir respeto de parte de la gerente local, y que la prepaga incumplió con las obligaciones que corresponden ante una desvinculación. “Le pedí que deje de insultarme, le exigí que me traté a bien, y no le gustó, antes siempre me decía que era muy buena y que hacía todo bien”, contó.

La joven también siguió la causa por vía judicial pero luego de casi un año de audiencias no logró resultados. “No me pagaron absolutamente nada, fui a juicio y los abogados me pidieron 10 testigos, traté de hablar con los demás pero no me atendían el teléfono por miedo a represalias”, subrayó.

También comentó su caso Alejandra F., quien se consideró despedida ante los reiterados incumplimientos de la prepaga, luego de prestar servicios como encargada del área prestaciones médicas y de la sucursal en la provincia de Santiago del Estero desde septiembre de 2016 hasta septiembre de 2017. “Me prometieron aumentarme paulatinamente el salario de 10 mil hasta llegar a $25 mil pero no cumplieron”, sostuvo.

Las tres denunciantes señalaron a la gerente, Alejandra Savoy Agolio, y al propietario, Dante Alberto Gianfrancisco, como los responsables. “Ella no sabe lo que es manejar una obra social, y desde la empresa se lavan las manos, no se presentan a las instancias de mediación con el Ministerio del Trabajo o buscan dilatar los procesos”, afirmó.

Con los afiliados también

Pero no solo hay incumplimientos para con los empleados, sino también en los servicios que se deberían brindar a los afiliados. “Hay más de 30 denuncias en la Superintendencia de afiliados. Incluso una vez hicieron echar a un afiliado con la policía porque no le querían cubrir los estudios de su mamá”, contaron.

Explicaron que los contratos que firman los afiliados no se respetan, y muchas veces servicios que debieran ser cubiertos, luego no se brindan. 

Te puede interesar