Las tres posturas que dividen al Gobierno frente a la reforma laboral

Nacional 08 de enero de 2018
Las principales diferencias entre el Ejecutivo y los bloques oficialistas radican en que algunos no quieren cambiar la iniciativa y otros buscan negociar.
congreso de la nacion ok

Existen tres posturas en la Casa Rosada respecto del tratamiento legislativo de la reforma laboral, parte del paquete de leyes que Mauricio Macri impulsó tras el triunfo de Cambiemos en las elecciones legislativas. El Ejecutivo no quiere que se replique el escenario de protestas y violencia en las calles que tensionó el debate por la reforma previsional en diciembre pasado.

El Presidente quiere que la reforma laboral se trate en las sesiones extraordinarias de febrero. La reveló en su edición de hoy que el jefe de Gabinete, Marcos Peña , y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca , creen que la norma debe debatirse sin cambios en el Congreso. Los legisladores de Cambiemos, en cambio, proponen buscar consensos con el peronismo. 

Jorge Triaca sobre bono de fin de año

Jorge Triaca - Ministro de Trabajo

Insiste en la necesidad de aprobar las reformas en el ámbito laboral "tal como se acordaron con la CGT y los empresarios" en noviembre del año pasado. Considera que ya se le hicieron suficientes cambios al plan original y que el proyecto consensuado es "beneficioso para los trabajadores". Apunta, sobre todo, a las medidas que incentivan a los empleadores para que "blanqueen" a sus empleados informales, a los planes de capacitación y a extensiones de beneficios como licencias por paternidad, que pasa de 2 a 15 días.

 

Luis Naidenoff- Interbloque Cambiemos

El senador radical representa una postura "dialoguista", que comparten muchos de sus pares oficialistas en ambas cámaras. Sostienen que, habida cuenta del tenor de las protestas originadas en la ley previsional y la negativa del PJ a tratar la norma en febrero, la mejor vía para avanzar sería "subdividir" el proyecto original y comenzar por los puntos que no generan discusiones ni rispideces ni con los legisladores ni con el sindicalismo. Temen que un gobierno "confiado" por el resultado de octubre sufra un fracaso innecesario en el inicio de 2018

 

Marcos Peña - Jefe de Gabinete

El poderoso "cerebro" del Gobierno autorizó los cambios en el borrador original que Triaca y la cúpula de la CGT negociaron en noviembre pasado. Pero, a diferencia de Triaca, dejó abierta la posibilidad de "seguir consensuando hasta ponernos de acuerdo" en febrero, cuando comience -si el PJ que encabeza Miguel Pichetto lo admite- el debate concreto del "reordenamiento laboral" que quiere la Casa Rosada. No hay de su parte una directiva clara en torno a la división del proyecto, la solución que desde el Congreso ven como más factible para evitar sobresaltos.

 

Te puede interesar