El Papa volvió a generar polémica al defender a un obispo acusado por encubrir abusos

Sociedad 18 de enero de 2018
En su último día en Chile -desde donde seguirá esta tarde el viaje hacia Perú-, el papa Francisco volvió a encender polémicas sobre el escándalo de abusos sexuales en el clero, al salir a defender al obispo de Osorno Juan Barros, denunciado por presunto encubrimiento.
papa

"El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar. No hay una sola prueba en contra. Todo es calumnia. ¿Está claro?", dijo, con cierto fastidio, tras ser interpelado por una radio chilena, antes de ingresar a la misa que está celebrando antes miles de personas en Campus Lobito, al sur de esta ciudad del extremo norte de Chile, a la que asiste también Barros, publicó La Nación.

Barros se convirtió en el personaje incómodo de la visita de Francisco a Chile, opacada por el escándalo de abusos, que manchó como nunca la imagen de la Iglesia de este país. Barros fue pupilo de Fernando Karadima, carismático sacerdote de una diócesis de clase alta de Santiago, que fue condenado en 2011 y suspendido de por vida por ser hallado culpable de abusos sexuales.

Barros, que fue designado por Francisco al frente de la diócesis de Osorno en 2015, es acusado de haber encubierto a Karadima. Pero nunca fue incriminado. Hubo protestas en Chile cuando asumió en la diócesis de Osorno y, también, en los últimos días de este viaje papal, encabezadas por un grupo de Laicos de esa localidad, que reclaman su renuncia con pancartas.

Si bien el Papa el martes pasado se reunió con víctimas y pidió dos veces públicamente perdón y expresó vergüenza por el "daño irreparable" cometido por ministros de la Iglesia chilenos, esto no alcanzó. Y cayó pésimo aquí que Barros asistiera a sus actividades e incluso fuera saludado por él brevemente en un encuentro que tuvo con obispos chilenos en la catedral metropolitana.

Las declaraciones que hizo hoy antes de la misa, avivaron el tema y causaron la inmediata reacción de Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Karadima: "Como si uno hubiese podido sacarse una selfie o foto mientras Karadima me abusaba a mí u otros con Juan Barros parado al lado viéndolo todo", aseguró, a través de su cuenta de Twitter. "Estas personas desde arriba están locos y @Pontifex habla de reparación a las víctimas. Seguimos igual y su perdón sigue siendo vacío", agregó.

No es la primera vez que Francisco defiende a Barros. "Piensen con la cabeza y no se dejen llevar de las narices por todos los zurdos que son los que armaron la cosa", dijo en octubre de 2015, preguntado sobre el tema al final de una audiencia general, en la Plaza de San Pedro.

"La única acusación que hubo contra ese obispo fue desacreditada por la corte judicial, así que por favor no pierdan la serenidad", agregó, en un diálogo que fue filmado y cuyas imágenes causaron indignación entre los fieles chilenos.

Estos no pueden entender cómo Francisco pide perdón por los abusos y los condena con fuerza, pero por otro, no remueve a Barros. Como demostraron sus declaraciones de 2015 y las de hoy, el Papa evidentemente está convencido de que es inocente.

Te puede interesar