Paritarias: el Gobierno impulsa una cláusula de revisión para compensar la inflación

Política 04 de febrero de 2018
En vez de cláusula gatillo, buscan que los acuerdos contengan un compromiso de reabrir la paritaria en caso de que la suba de precios sea mayor a la del salario.
bancaria
Protesta de los bancarios en diciembre pasado. SU paritaria arrancó hace más de 40 días y sigue trabada. - Foto: Clarín

El año acaba de arrancar y las principales paritarias recién están empezando a negociarse, pero el esquema salarial para 2018 que se proponía imponer la administración de Mauricio Macri ya voló por los aires. La Casa Rosada pretendía avanzar con un modelo de subas salariales del 15% sin revisiones, pero ahora, de la mano de la alta inflación, oficialmente se impulsan cierres paritarios del 15% pero con revisión.

Eso sí: esa revisión que se busca instrumentar no consistirá en una cláusula gatillo, como la que incluyeron muchos gremios en sus paritarias en 2017, sino que significaría simplemente un compromiso de ambas partes, es decir gremio y patronal, a volver a sentarse a negociar en caso de que la inflación supere el incremento salarial.

La cláusula gatillo que se aplicó el año pasado, en cambio, básicamente establecía que si el índice de precios al consumidor superaba el cierre paritario, el sector patronal debía incrementar la diferencia de manera automática.

Para el Gobierno, este esquema ahora es inviable. El argumento oficial: "Hay que alejarse de la mecánica de indexación" salarial porque "no permite combatir la inflación", dijeron.

Según el Gobierno, una paritaria con cláusula gatillo alentaría a los empresarios a subir los precios de sus actividades por encima de la paritaria "para cubrirse". En cambio, con el esquema de revisión eso no sucedería, siempre según funcionarios del gabinete de Mauricio Macri.

En el Ministerio de Trabajo afirman que tres gremios están discutiendo sus paritarias con este sistema en la actualidad: Comercio, UATRE y UOCRA. Este último sindicato, sin embargo, advierte que que aún no se sentó en la mesa y que recién en marzo estará dispuesto a abrir la negociación. "Habrá que ver cómo está la economía en ese momento y ahí veremos si nos plegamos a ese esquema", avisó ayer uno de los jefes del gremio de la construcción en un contacto con este diario.

Para el Gobierno, sería un triunfo que Comercio, UOCRA y UATRE -entre los tres representan a casi dos millones de trabajadores- firmen por un 15% con compromiso de revisión si la inflación supera esa cifra. La esperanza oficial es que gremios grandes marquen el camino y después los demás se sumen a este esquema.

Te puede interesar