Luego de la emergencia en el Chaco salteño, Salud Pública puso en marcha medidas

Salud 07 de febrero de 2018
En Tartagal, Aguaray, Mosconi, Morillo, Santa Victoria Este y Rivadavia Banda Sur se desplegaron equipos de trabajo para mitigar factores de riesgo que puedan poner en peligro la salud de las familias evacuadas que van retornando a sus lugares de residencia.
Salud Publica

En el marco del paquete de medidas que puso en marcha la Provincia para atender las necesidades de las familias damnificadas que debieron dejar sus hogares por la crecida de los ríos, el ministro de Salud Pública, Roque Mascarello brindó detalles acerca de las acciones que se realizan en terreno, en la etapa posterior a las inundaciones y la situación de emergencia.

Mascarello informó que en Tartagal, Mosconi, Aguaray, Morillo, Santa Victoria Este y Rivadavia Banda Sur se desplegaron equipos de trabajo sanitario -integrados por personal técnico, enfermeros, agentes sanitarios y residentes en medicina- que están abocados a tareas de prevención, para disminuir factores de riesgo que ponen en peligro la salud de las familias evacuadas que paulatinamente retornan a sus lugares de residencia.

También buscan minimizar la circulación de enfermedades infecciosas entre las personas que permanecen lejos de sus casas, y que temporalmente residen en los centros de evacuación.

Entre las principales estrategias se encuentran el control de vectores y la vigilancia intensificada de los cuadros febriles reportados en las áreas operativas afectadas.  Para ello se dispuso un equipo de profesionales del área de Epidemiologia que se encuentra evaluando el riesgo potencial y el nivel endémico de patologías frecuentes luego de inundaciones, como diarreas, intoxicación por alimentos, hepatitis, infecciones respiratorias, leptospirosis, enfermedades causadas por picaduras de mosquitos, hantavirus, meningitis y afecciones de la piel.

Asimismo, se trabaja enérgicamente en el control y la asistencia de la población de riesgo, tal es el caso de los niños menores de cinco años, las mujeres embarazadas y los ancianos. Se los provee de sales rehidratantes, pastillas potabilizadoras y ante signos de alarma se los médica.

Entre los cuadros que revisten mayor gravedad se encuentran seis menores que ingresaron al Centro de Recuperación Nutricional que funciona en el hospital público Materno Infantil, embarazadas que están hospitalizadas en ese mismo nosocomio y pacientes con enfermedades crónicas no transmisibles que sufrieron descompensación y están bajo los cuidados de los equipos de salud de Aguaray y Tartagal.

 

Te puede interesar