Amenazas al intendente: Todo apuntaría a una maniobra

Policiales 15 de febrero de 2018
La poca o nula profesionalidad del "sicario" Tolava, sumada a la fama de “bocón” que tiene el empresario detenido y a otros detalles del caso, hacen que este caso tenga un final abierto. En las últimas horas surgieron pistas que no descartan que todo sea una maniobra “armada”.
confesion sicario amenazas a intendente

Una de los primeros interrogantes en torno a esta hipótesis tiene que ver con el audio del reportaje al aprendiz de sicario, el cual fue editado por el medio que lo presentó como el “boom del verano”, con lo cual surgieron dudas razonables respecto al manejo del audio de dicha entrevista.

Para los investigadores, el mismo Tolava llamó a ese medio para vender su historia, la cual, dada las características sensacionalistas de la misma, no tardó en salir al aire. Los dichos del supuesto sicario eran imposibles de verificarse, aunque eso aún está pendiente, pues aún, Delaloye y Urzagaste no prestaron declaración indagatoria, oportunidad en la que se espera den su versión de la reunión que existió en el resto de la YPF del Shopping NOA.

Una hipótesis es que Tolava haya intentado venderse en dicha reunión como la persona que podría solucionar los problemas del empresario, oportunidad en la cual, no se descarta, que el mismo y supuesto sicario se haya ofrecido para “amedrentar” al intendente.

Se desconoce si su proposición fue aceptada, de haber ocurrido así el encuentro. Para los investigadores, la propuesta podría haber sido rechazada, lo que habría generado el enojo del Tolava, quien para tratar de salvar el “negocio”, por el cual esperaba cobrar un buen dinero, decidió mediatizar sus servicios.

Con ello, lo que logró, más allá de su detención y la del empresario Delaloye y de Urzagaste, fue una gravitante campaña mediática que pusieron al intendente Sáenz en la portada de todos los medios, algo que no es nada menor, en especial, para un político con aspiraciones para el 2019.

El que ganó

El caso, sin dudas, le sirvió más a Sáenz que al aprendiz de sicario, Delaloye y Urzagaste, pues su imagen creció. El jefe comunal no dejó pasar la oportunidad y acrecentó su postura de funcionario fuerte, que da pelea a los boliches de La Balcarce.

En primer lugar reafirmó su decisión de erradicar a los boliches de ese sector turístico, adujo no tener miedo y hasta rechazó la custodia policial que la justicia ordenó sobre el jefe comunal, quien, al ver que el caso decaía, apareció en la fiscalía y, en una vuelta de tuerca, dijo tener miedo y dio detalles de una denuncia anterior, realizada en abril del año 2016, en contra del mismo empresario.

Hoy, el caso tiene tres detenidos y no se descarta que haya más vinculados, entre ellos una periodista y un policía. La madeja todavía no tiene fin, aunque no existen expectativas de que se llegue algo en concreto más allá de la polvareda que levantó la confesión del aprendiz de sicario y un medio que fue afín a una estrategia.

En tanto, la justicia mantiene la acusación penal en contra de Delaloye, Tolava y Urzagaste, por los delitos de coacción agravada, asociación ilícita e instigación al delito, hechos que, hasta el momento, se desconoce cómo ocurrieron.

Te puede interesar