El regreso a clases

Sociedad 17 de febrero de 2018
Volver a la rutina, volver al calendario, a los horarios, a correr todo el día; todo esto es comenzar nuevamente con un año escolar. Para algunos por primera vez, para otros ya es un hábito y para otros es la culminación de un ciclo.
lista de utiles inicio de clases

Iniciar un ciclo lectivo trae consigo un plus de adrenalina; de pronto como si el receso escolar no hubiera sido suficiente los papás nos vemos con listas interminables de útiles, uniformes que ya quedaron chicos y mochilas lo suficiente aniñadas para iniciar la secundaria.

Febrero el mes del Carnaval, el mes del amor; dicen todos. Pero para mi es el mes previo al inicio del calendario escolar, quienes quedaron con materias previas comienzan a prepararlas y prendemos velas a todos los Santos para que adolescente rebelde pase de curso. Llega la hora de revisar escritorios y placares para ver que quedó de aquel ultimo día de clases.

Comprar y comprar es el verbo más utilizado en esta época del año y en tiempos de crisis, que puedo contarles que ya saben. Reciclemos, revisemos cartucheras del año pasado, seguro recuperamos un montón de cosas que pueden volver a usarse.

 ¿Berrinches? Seguro que los chicos, sobre todo los mas chiquitos van a querer todo lo nuevo que ven en la tele y que además es carísimo!. Como papas debemos explicarles qué es lo que podemos comprar y sobre todo en cuanto a la utilidad que le van a dar. Nada de dar los gustos porque si.

Vuelta a la rutina

Volviendo a las rutinas estas regresan casi siempre con el inicio escolar, si tenemos varios chicos nada mejor que organizarnos con horarios y pool. Como mamás y papás sepamos acomodarnos a nuestros chicos y sus necesidades, teniendo en cuenta nuestros tiempos laborales. En lo posible tengamos en cuenta que los hijos en edad escolar necesitan tener hábitos escolares y de estudio. Acompañarlos en el proceso del inicio escolar y enseñarles hablando desde la responsabilidad; estoy segura que así todo será mucho mas fácil.

Adaptarnos nuevamente con paciencia y tranquilidad. Hablando y comprendiendo a los chicos, que vienen de tres meses sin horarios y rutinas que cumplir.

Reorganizarnos cuesta al principio, pero todo es un engranaje que con el correr de los días se vuelve más fácil.

Cuando contamos con rutinas diarias lo ideal también es dividir tareas con el papá o la mamá de los chicos, si convertimos esto en una tarea compartida seguramente el volver a empezar será práctico para todos.

Un año escolar más, esta a punto de comenzar y con él las corridas por que el despertador no sonó o con bocinazos en la puerta de la escuela, los bostezos y las caras de sueño se van a notar en las aulas. Y aunque como papás reneguemos, vamos a estar orgullosos de nuestros hijos en su nuevo año escolar.

Por: Flor Zumaeta para InformateSalta

Te puede interesar