Una salteña, la primera DT nacional de Boxeo

Deportes 06 de marzo de 2018
Se trata de Marisol Trigo, quien se recibió como directora nacional de boxeo en 2011. Dirigió a Ángel Rojas ganador de medalla de oro en Juegos Evita y también estuvo en el Torneo Nacional de estrellas realizado en nuestra provincia.
mujer boxeo

Con motivo de conmemorarse el próximo 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, desde InformateSalta decidimos repasar la historia de referentes del género femenino que han sabido ganarse un lugar por su valentía, fuerza y perseverancia. 

Marisol Trigo es una mujer apasionado por la disciplina de Boxeo, pasión que le fue trasmitida por su familia. Su hermano Maximiliano, quien fue parte del seleccionado nacional en los 90’ y tuvo un destaco recorrido profesionalmente, fue su envión. Para ella el boxeo en Salta, dejó de ser protagonista por falta de dirigentes competentes.

Trigo, en diálogo con InformateSalta apuntó a fomentar el boxeo como integración y contención para los chicos/as que pasan por un mal momento. “Si se trabaja con responsabilidad, con un buen gabinete se puede hacer frente al flagelo a las drogas”, aseguró.

boxeo1

No obstante, reconoce que se dio un gran paso con la formación de la Asociación Salteña de Boxeo, abalada por la Federación y que este  presidida por Licenciada Nancy López.

Su primera escuela de boxeo fue en 2008 y en 2010 se incorpora a las Escuelas Municipales de Boxeo. Luego se recibió como directora nacional de boxeo en 2011, pero se terminó inclinando por la formación técnica del boxeador.

Marisol, pudo cumplir su sueño: conocer a la campeona mundial Jesica Bopp. "Recuerdo que estaba en CeNARD en Bueno Aires, haciendo mi pasantía. Jesica llegó a entrenar y me llevé una gran sorpresa porque siempre tuve en mi mente trabajar con ella y lo logré. Con el tiempo la traje a Salta a hacer una presentación y quedó una buena amistad y cuando estoy en Buenos Aires, la visito”, contó.

En la actualidad, Marisol Trigo está alejada del boxeo y está abocada al sector comercial pero con la esperanza de volver a su primer amor y poder ayudar desde esa disciplina, no solamente en lo deportivo, sino también en lo social a los sectores más vulnerables, como lo hacia en el gimnasio Ringo Bonavena Box, donde entrenaba a las jóvenes promesas de la provincia.

Te puede interesar