Agostina, la historia detrás de la salteña que busca ser la Reina de la Vendimia para Todos

Cultura 07 de marzo de 2018
Tiene 22 años, nació en Chicoana y hoy es una de las candidatas con más posibilidades de coronarse como la Reina de la Vendimia para Todos. Conocé esta historia de superación, autodescubrimiento y transformación donde Agostina decidió dejar los mocasines para calzarse zapatos de tacón y luchar por su sueño.
Agostina

Argentina es pionera en Latinoamérica en lo que refiere a la legislación de los derechos del colectivo LGBTIQ y ahora corresponde a los medios de comunicación darle voz a sus historias. En una cultura que durante siglos trató de encasillar a las personas en dos y únicas categorías (hombre, nacido hombre y mujer, nacida mujer), resulta indispensable dar voz a aquellas identidades sexuales que hacen honor al término “Diversidad sexual”.  Esa es la misión que asumimos desde InformateSalta al conocer a Agostina

La joven participa de la Vendimia para Todos. El evento, que data desde 1996, es una fiesta inclusiva que se celebra en Mendoza todos los años y que visibiliza la diversidad de género, permitiéndole a personas del colectivo LGBTIQ ser parte de los festejos vendimiales y portar una corona. Hasta el momento, en sus más de 20 ediciones no habían tenido concursantes transexuales, sin embargo, este año sorprende a todos con la candidatura de Agostina y Valentino, dos jóvenes que impactan por sus transformaciones y sus historias. 

 

Del Valle de Lerma a la Ciudad de la Furia 

Agostina es salteña, nació hace 22 años en Chicoana como “José” y hoy celebra ser finalista en uno de los festivales más importantes del país. Su transformación es reciente, pero sorprendente. Atreverse a conocerse realmente, deconstruir identidades heredadas y mutar en base a la autodeterminación no es un camino sencillo y Agostina demostró tener el valor para recorrerlo con la frente en alto. Ella relata sus cambios con total seguridad, una seguridad inequívoca que se transmite en el tono de voz, en el discurso que encarna, en su mensaje. 

“Soy de la Provincia de Salta, viví toda mi vida en Chicoana, a 47 km de Capital. Estudié y viví toda mi pubertad en Salta. Supe lo que sentía desde el momento cero: en el colegio, en el jardín sentía que no era yo, que estaba en el cuerpo equivocado”, así comienza el relato de Agostina. 

Naciendo en el seno de una familia conservadora, de madre docente, padre peón y 8 hermanos, Agostina no dudó su sentir y decidió viajar a Buenos Aires para perfeccionarse profesionalmente y empezar su proceso de cambio: “Hace tres años me mudé a Buenos Aires con el objetivo de hacer mi transformación y continuar mi carrera de baile. Durante dos años busqué contención con profesionales, con familiares y con amigos.”explica. 

La familia, el trabajo: aceptarse a uno mismo para que te acepten 

A pesar de creer lo contrario, toda su familia apoyó su decisión: “Siempre me sentí segura de mi misma y les transmití esa seguridad a mi familia. Los senté a todos, se los planteé y gracias a Dios recibí el apoyo de mi padre, de mi madre. Mientras yo pensaba que no lo iban a tomar bien, la vida me sorprendió con sus vueltas”, afirma.

Igual trato obtuvo en el local de comidas rápidas en el que trabaja. Así como lo expresa Agostina, el apoyo de sus superiores fue fundamental: “Trabajo desde que llegué en un local de comida rápida y en estos tres años ascendí a encargada. Se lo planteé a mi jefe y recibí el apoyo necesario de su parte y de toda la gerencia para empezar mi transformación y así fue: hace un año cambié de DNI y hace 4 meses me realicé una operación”, resume la joven. 

Por la corona, y por la igualdad de derechos  

 

La charla que mantuvimos con Agostina fue extensa y conmovedora. En ella, la joven salteña no cesa de dar mensajes alentadores y de superación para las personas del colectivo LGBITQ: “Me gustaría que mi historia se refleje en los hombres y mujeres trans porque todos tenemos los mismos derechos”, expresa. 

La nueva meta de Agostina es ser elegida como Reina de Vendimia para Todos, el próximo 10 de marzo. Para ello, necesita los votos de la gente ya que no incide la decisión de los jurados. La forma de apoyarla es descargando a nuestros celulares la Aplicación Vendimia Para Todos y elegir un Rey y una Reina para la fiesta. 

Gane o no gane, Agostina ya demostró ser una soñadora imparable que finalmente, luego de años de inquietud puede afirmar: “Ahora vivo como siento, como siempre quise vivir”.

 

 

Te puede interesar