Un joven discapacitado vive en condiciones infrahumanas y sin solución en un pueblo correntino

Nacional 07 de marzo de 2018
Advertencia: Las imágenes pueden herir la sensibilidad del lector.
Corrientes

Javier Medina tiene 26 años y padece un severo retraso madurativo. Vive encerrado en una precaria casa de la localidad correntina de Mariano I. Loza, en donde está sometido a pésimas condiciones de salubridad, según publicó Infobae.

demás, el fin de semana pasado, se dio a conocer en las redes sociales un video en el que Javier está visiblemente desnutrido y la situación en la que vive.

El dramático caso de este joven ya había salido a la luz a mediados de 2017, luego de la muerte de la anciana de 80 años que lo cuidaba. En ese momento, se pudo comprobar que Javier estaba atado, semidesnudo y, como lo había descrito el fiscal de Instrucción de Mercedes, Adrián Casarrubia, "en peores condiciones que un animal encerrado en una jaula del zoológico".

"Era un joven de 26 años prácticamente indocumentado, en estado de total vulnerabilidad. Totalmente discapacitado, desde siempre se supo que vivía con la anciana de más de 80 años que falleciera y expusiera su realidad. Estaba atado de un pie, con sólo una remera y se hallaba a la deriva recibiendo a veces algún plato de comida", había dicho Casarrubia para detallar la deplorable situación en la que fue encontrado Javier.

En ese momento, el fiscal ordenó que lo trasladaran inmediatamente al hospital de Mercedes y que una de las nietas de la jubilada fallecida fuera su nueva tutora, aunque no todo salió como se esperaba.

Desde la municipalidad de Mariano I. Loza informaron a Infobae que la nueva tutora es madre de cuatro chicos y no contaba con los recursos económicos suficientes para cumplir con la orden del fiscal. Por lo que durante varios meses, las autoridades municipales asistieron a Medina para que viviera de la mejor manera posible.

Sin embargo, después de un tiempo, la mujer dijo que se haría cargo nuevamente, pero al parecer no lo hizo de la mejor manera.

Soledad Noemi Marzoratti, una usuaria de Facebook, fue quien viralizó el video y las fotos de Javier y relató que se enteró del caso cuando fue al pueblo a visitar a familiares y que le contaron que "la persona que está a cargo no lo cuida y que lo tiene mal".

"Entonces le dije a una de mis hermanas que me acompañe a la casa donde estaba. Entramos sin permiso, le llevábamos comida y jugo, una vecina nos ayudó a entrar y nos contaba que ella cuando puede le da comida y sobre la pensión que cobra la persona que está a cargo. Después de ver a Javier me dirigí a la comisaría donde hice la denuncia por abandono de persona", escribió en su publicación que ya fue compartida más de 207.000 veces.

En declaraciones radiales, la intendente María Cristina Ovelar Gauna manifestó: “Nosotros sabíamos de la situación y por tanto nos hicimos cargo junto a Desarrollo Social”, y agregó: “Hicimos pedidos para que la Justicia nos permita ingresar a la casa donde vivía este chico y vimos el estado en el que se encontraba. Lamentablemente en nuestro pueblo tampoco tenemos un lugar para poder internarlo y asistirlo como debería”.

Por este motivo, la intendente contó que iniciaron la construcción de una habitación con sanitario para el cuidado de Javier en la vivienda de su cuidadora y así poder tener asistencia personalizada.

Por su parte, Infobae consultó sobre el caso a las autoridades del municipio, quienes dijeron que Javier "está bien cuidado e higienizado", aun cuando en el video se ve que la habitación en la que vive muestra todo lo contrario, como el importante estado de hambre que sufre, ya que cuando se le acerca un plato de comida no puede ocultar su desesperación.

Además, manifestaron que todas las noches la tutora duerme con él, que está resguardado a la espera de que el juez de Mercedes, Gustavo Bufill, resuelva la situación del joven y que no accedieron a la casa de oficio para tomar control de la situación porque no tenían orden de la Justicia.

La intendente contó a Infobae que la solución que encontraron fue que el cuidado del joven sea rotativo entre los concejales del municipio y la nieta de la anciana de 80 años. “Nosotros cuando vimos las condiciones en la que se encontraba nos reunimos con los tres concejales de la localidad y resolvimos turnarnos para su cuidado”, expresó Ovelar Gauna.

Tras la denuncia de Soledad Noemi Marzoratti, el joven fue revisado por un cuerpo médico del hospital local y, según la intendente, “no está desnutrido y no necesita internación”, aunque señaló que lo que sí necesita Javier es “estar acompañado de manera permanente con un profesional, esperamos que den una solución”.

Por último, Ovelar Gauna declaró que en la reunión con la Asesora de Menores se pediría que Javier Medina sea alojado en un lugar donde reciba las atenciones y los cuidados médicos correspondientes.



Te puede interesar