Crece la tensión en Tucumán por el caso del chico de 12 años baleado por la Policía

Policiales 10 de marzo de 2018
La familia insiste con que fue un caso de gatillo fácil. Del otro lado aseguran que el nene había disparado.
niño 11 años

Clarín/ Facundo Burgos tenía 12 años. En la madrugada del último jueves, volvía en moto con un amigo de 14 tras haber presenciado unas “picadas” en la zona del parque 9 de Julio en la capital tucumana cuando dos policías los persiguieron y les dispararon. El nene, tal como informó Clarín, terminó muerto con un tiro en la nuca. Su familia salió a denunciar un caso de “gatillo fácil”, pero la Justicia respondió con un peritaje que indicaría que el chico habría disparado un arma.

La versión oficial siempre fue que los policías se cruzaron con tres motos y que quisieron detenerlas. Que cuando se les acercaron desde las motos empezaron a disparar, ellos se defendieron y así mataron a Facundo e hirieron al adolescente de 14 con el que iba. Bajo esa hipótesis, la fiscal Adriana Giannoni sólo demoró unas horas a los agentes y los liberó.

La familia de Facundo, sin embargo, insiste con que el chico y su amigo no formaban parte del grupo que escapaba de la Policía. Fuentes del caso citadas por La Gaceta, en cambio, afirman que las filmaciones de las cámaras de seguridad muestran lo contrario. Y a esto se agregó ahora una novedad comunicada a Clarín por fuentes del Ministerio de Seguridad de Tucumán: que el “dermotest” al nene muerto habría dado positivo. Es decir, que habría disparado.

Esto fue negado por su familia. “Los policías mataron al chico a sangre fría. Él no tenía nada que ver con las personas a las que perseguían”, indicó Juana Romero, tía de la víctima. “Pueden decir lo que quieran, pero mi sobrino no tuvo nada que ver ni es un delincuente. Él fue con su amigo a observar las picadas como cualquier chico que le gustan las motos. Él se fue a divertir y lo entregaron con un balazo en la nuca”, agregó. “El amigo pudo haber tenido problemas con la ley, pero mi sobrino no”.

La referencia es para otro argumento policial: que el adolescente que conducía la moto en la que iba Facundo -a quien también habría dado positivo el dermotest- habría estado involucrado en un crimen.

El sepelio de Facundo sumó más polémica:el cortejo entró por la fuerza al estadio de Atlético Tucumán -según los empleados, con armas- y los familiarias lo despidieron allí con tiros al aire.

Te puede interesar