Homofobia y viveza criolla: El prontuario de licencias y estrategias de “Sergia”

Sociedad 22 de marzo de 2018
Desde el entorno familiar, aseguran que el empleado de AFIP estudió minuciosamente la Ley de Género para sacarle provecho. En su haber figuran extensas listas de licencias que demostrarían sus intereses reales: trabajar lo menos posible, o dejar de hacerlo.
Sergio Sergia

Argentina es uno de los países pioneros en lo que respecta a la Ley de Género. Desde el 2012, el Colectivo LGTBIQ celebró los avances legislativos que reconocían sus derechos. Esta lucha permitió visibilizar muchas historias de  hombres y mujeres de diversas orientaciones e identidades, en las que prima el autodescubrimiento, la aceptación y el cambio, sin embargo, en las últimas horas se sumó una situación dudosa y quizás fraudulenta, en torno a Sergia Lazarovich, un empleado de AFIP del que se conoció su cambio de DNI para favorecerse con una jubilación temprana.

Indagando en su pasado, el entorno cercano de Sergia confirmó lo que muchos sospechaban: Lazarovich no se siente mujer, mantiene relaciones con mujeres y sólo incurriría al cambio de DNI para jubilarse cinco años antes.

Si te interesan los juegos o apuestas, te invitamos a utilizar este Codigo promocional Sportium, una oportunidad única para adentrarte en el mundo de los juegos on line. 

“A lo largo de su vida tuvo muchas relaciones, todas con mujeres. La relación más larga fue con la madre de sus dos hijos. Esa relación duró 20 o 25 años hasta que se divorció. Luego del divorcio tuvo muchas parejas pero siempre con mujeres. A veces simultáneas, algunas  breves, otras a largo plazo, pero siempre con mujeres”, declara un familiar de Lazarovich de manera exclusiva a InformateSalta. “En ningún momento sintió atracción por hombres e incluso hizo muchos comentarios durante toda su vida en contra de los gays, en contra de los transexuales”. 

En diálogo con InformateSalta, un familiar de Lazarovich confirmó el testimonio de los empleados de AFIP que denunciaban sus constantes ausencias en la oficina: “Cualquiera puede constatar la cantidad de licencias que pidió: licencias psiquiátricas, licencias académicas, todas licencias con fundamentos legales para que no lo despidieran. No tomó ninguna licencia de manera ilegal, estudiaba la ley para tomarse todas las licencias que podía hasta que se le acabaron los recursos y lo único que podía hacer era esto”.

Con más de 30 años de servicio en AFIP, Sergia es conocida en las oficinas y fue justamente el descontento de uno de sus colegas lo que llevó a que se conociera su caso. Según su familiar, este descontento es el que se generaría en cualquier empleado que ve a su compañero faltar y recargar a quienes cumplen con sus horas de trabajo.

Así como lo indica Enzo, el familiar en cuestión, el cambio de DNI fue por convicción: “Su convicción es que le parece injusto que por ser hombre tenga que trabajar cinco años más que una mujer. Él lleva más de tres años tramando esto, se hizo asesorar por abogados y el primer plan era hacerle una denuncia al Estado por discriminación. De esa forma, si ganaba iba a lograr trabajar cinco años menos, pero era una opción que podía demorar muchos años y que no garantizaban que el fallo del juicio saliera a favor”. 

Así como relatan sus allegados, Sergia, asesorado por abogados, estudió milimétricamente la Ley de Género.A mucha gente le dijo abiertamente que lo hacía por la jubilación. Pero nunca tuvo una actitud femenina, lo pueden asegurar su compañeros, jamás tuvo alguna demostración o manifestación que dejara ver que en él había otra orientación sexual, hacía chistes burlándose de “los travas”, como él los trata. Siempre se dedicó a denigrar a las personas transgénero y tampoco hubo un interés en involucrarse con movimientos del Colectivo LGTBIQ”, expresa su familiar. 


Una mancha en la lucha 

Nuestro testigo decidió romper el silencio ya que comprende que la Ley de Género es producto de la lucha de muchas generaciones y que, en el caso de Sergia, está siendo utilizada con fines egoístas y fraudulentos: “La Ley es muy buena y protege a las personas transgénero. Que exista gente que no tiene ética no significa que la ley está mal, significa que la gente está mal. Es una falencia moral y Sergia es una de esas personas. Está aprovechándose de la ley. Con solo escucharlo hablar, para referirse a sí mismo, uno se da cuenta de que es mentira lo que dice”. 

“No es solo una cuestión machista, es fraudulenta y es un robo de derechos”, afirma Enzo. Su preocupación es que Sergia está sentando precedentes: “Está demostrando que si él lo puede hacer, lo puede hacer cualquiera. Este es un acto totalmente egoísta y dañino, bajísimo. Me entristece estar familiarizada con  una persona capaz de hacer lo que sea con tal de conseguir lo que quiere”. 

Para finalizar, Enzo pidió que se investigue a Sergia a pesar de los vínculos sanguíneos que los unen: “A este caso habrá que investigarlo porque tiene otras licencias y estrategias turbias para lograr faltar al trabajo. Él cree que puede apropiarse de los derechos de otras personas, pero hay derechos universales y otros no. No todos tenemos los mismos derechos porque no todos estamos en las mismas condiciones y lo que está haciendo él es robar derechos que costó mucho tener”, finaliza su familiar. 

El caso llegó a tener trascendencia nacional y se sospecha de manera generalizada de los verdaderos motivos que movilizaron a Sergio a cambiar su nombre a Sergia, sin responder a un cambio verdadero de identidad de género.  

Te puede interesar