Abuso en la plaza Güemes: las cámaras serán claves para la investigación

Policiales 18 de abril de 2018
La denuncia de un padre encendió el alerta en torno a lo que sucede en la plaza General Güemes, frente a la Legislatura, donde los estudiantes dan riendas sueltas a la ingesta alcohólica, peleas y otros excesos que terminan en denuncias.
plaza Güemes
plaza Güemes

Ayer a la mañana, tras la difusión que este medio le dio a la denuncia de un padre del barrio San Francisco Solano, quien pidió que se investigue el abuso sexual que, según su hija de 14 años, sufrió el viernes pasado tras una ingesta alcohólica que tuvo como escenario la plaza General Güemes, ubicada frente a la Legislatura, volvió a instalarse el tema.

El tenor de la denuncia del padre, de 36 años, generó diversas reacciones de referentes y organismos, entre ellos del colegio Bachillerato Humanista Moderno, cuyos directivos nos hicieron llegar un comunicado "informando a la comunidad que ninguno de sus alumnos estuvo en la Plaza Güemes, ni ingirió alcohol, ni fue abusado como publicó el sitio web Informatesalta".

Al respecto, pudimos verificar la información policial brindada inicialmente y comprobamos que la víctima pertenece a otro colegio secundario de la zona, que tiene una modalidad de Bachillerato Humanista, aunque  “aún resta ver que aparece en las cámaras del Centro de Video Vigilancia”.

“Puede que la menor no sea de esa escuela, pero todavía resta ver quiénes eran las otras estudiantes con las que se juntaron en la plaza”, agregó uno de los investigadores, quien no dio nada por cerrado, pues últimamente los estudiantes están “fuera de control”.

El representante legal de Bachillerato Humanista Moderno, Francisco Uriburu, aseguró, comunicado mediante, que “ningún alumno” de ese establecimiento “fue abusado o ingirió alcohol en la plaza Güemes”. Bajo este marco, el letrado corrigió la información brindada de la policía.

Desde la justicia, en tanto, no se brindó información oficial, ya que por tratarse de una menor, 14 años, el caso exige mucha reserva, sin afirmar ni desmentir el colegio al que pertenecería la víctima, como así tampoco si las otras menores que ingirieron “Cepita con Vodka” pertenecen a alguno colegio en particular.

¿Qué sucede en esa plaza?

Al margen de las aclaraciones exigidas, ayer surgieron numerosos interrogantes en torno a lo que sucede en la plaza Güemes, ya que días antes de esta última denuncia, otro padre -cadete de la policía- denunció que su hijo, de 3er año, fue brutalmente agredido por otros compañeros de 5to año.

Esta agresión, producto de un “escarmiento” porque el menor se burló del diseño de la chomba de los atacantes, ocurrió en la misma plaza Güemes, según lo denunciado por el padre del joven golpeado por compañeros de mayor edad.

La noticia despertó quejas de parte de los vecinos, quienes salieron a ratificar el descontrol que advierten en ese paseo público, el cual es prácticamente “tomado” por los estudiantes al atardecer, cuando se suele ver a los estudiantes de distintos colegios, quienes van de un lado a otro con botellas de alcohol y en algunos casos, con cigarrillos de marihuana.

Las denuncias que fueron expuestas por Informatesalta no hicieron más que exponer lo que sucede en este predio, donde los estudiantes suelen cobijarse detrás de los arbustos para dar riendas sueltas a todo tipo de excesos.

Prueba clave

Sin dudas, las imágenes que puedan ser remitidas desde el Centro de Video Vigilancia respecto a la franja horaria del día del supuesto abuso, será claves para poder establecer lo sucedido, en tanto, la justicia avanza con la declaración testimonial de la menor.

Según trascendió, las imágenes ya habrían sido solicitadas. Asimismo, los investigadores no descartan que el relato de la adolescente, probablemente en Cámara Gesell, deje al descubierto la posibilidad de que la denuncia haya tenido otra finalidad, por parte de la menor.

Fuentes policiales revelaron que existen precedentes de casos, en los cuales, los menores, ante el temor a los padres, inventan historias de este tipo para evitar castigos o desviar la atención sobre otro hecho más grave, como el supuesto abuso sexual.

“Eso deberá ser establecido por la justicia. No se descarta, pero todavía es muy prematuro referirnos a esa hipótesis”, sostuvo uno de los policías respecto a la denuncia que ayer generó la atención de padres y autoridades educativas de los distintos colegios ubicados en la zona.

Te puede interesar