Psicopedagogos salteños preocupados por su futuro laboral

Educación 28 de abril de 2018
Ante disposiciones que empezó a instrumentar la Superintendencia de Servicios de Salud de la Nación, el Colegio de Psicopedagogos de Salta realizará una actividad el próximo 7 de mayo ante la sede de la entidad, ubicada en la esquina de calles Belgrano y Mitre, a partir de las 10.
viviana bazan
Viviana Bazán, presidenta del colegio de Psicopedagogos de Salta. - Foto: Nuevo Diario

Nuevo Diario/ La presidenta del Colegio de Psicopedagógicos de Salta, Viviana Bazán, explicó que el conflicto tiene su origen en la decisión de la Superintendencia de apegarse a la letra de la Ley de Salud Mental, en la cual se establece que todos los prestadores de este sector deberán certificar el título universitario. 

Esto sucede desde el momento que la Superintendencia es la encargada de pagar los honorarios de los profesionales, quitando la potestad a las obras sociales. "En Salta eso podría poner en riesgo a la mayoría de los colegiados", dijo la referente de los Psicopedagogos. Sucede que a nivel local, la carrera sólo se cursa en dos institutos terciarios: el Jean Piaget y el Colegio del Milagro. 

Aproximadamente desde 2010, en tanto, se firmaron convenios con la Universidad Nacional de Catamarca (UNCa), a fin de que los recibidos en los terciarios accedan al título universitario. Pero con esta situación, dijo Bazán, los profesionales deben hacer una carrera que podría llegar a durar unos ocho años.

Y es que explicó que en nivel terciario son cuatro años más la tesis (lo cual como mínimo deja la carrera en cuatro años y medio a cinco), mientras que el complemento para poder obtener el título universitario, llega a extenderse dos años y medio como mínimo, dado que también se debe presentar la tesis de grado.

Solo quince licenciados

De 1500 psicopedagogos matriculados solo 60 son los que cuentan en la actualidad con un título universitario. 

Bazán indicó que de esos 60 apenas diez están trabajando con obras sociales. Y es que muchos se jubilaron o "se cansaron" de las demoras de los pagos de las obras sociales, por lo que cobran de manera particular.

Con esto, quedarían "entre diez o 15, para no exagerar", (licenciados) para poder dar tratamiento a pacientes que precisan sus servicios, muchos de los cuales están con alguna discapacidad.

Esto complicaría, una vez más, la situación de las personas que se encuentran vulneradas en sus derechos desde que la Dirección Nacional de Discapacidad de la Nación adeuda por seis meses los pagos a prestadores de distintas funciones.

Mientras, hay 150 colegiados que están transitando los estudios para obtener su título universitario. Pero les falta terminar para poder obtener el certificado que les permitirá ser prestadores. 

Ante ello es que Bazán dijo, solicitarán a la Superintendencia que extienda por 5 años más las condiciones recientemente impuestas.

Te puede interesar