“Calefaccionar con el horno no es una opción, es mejor abrigarse”

Salud 05 de junio de 2018
Es una de las recomendaciones Walter Chávez, jefe de Bomberos Voluntarios, para esta temporada de bajas temperaturas. Si bien aún no se registrado víctimas fatales por intoxicaciones, ya hubo varias internaciones producto de la inhalación de monóxido.
calefacción

El repentino descenso de la temperatura llevó a muchas familias de escasos recursos a buscar métodos alternativos para calefaccionar las viviendas. En lo que va de la semana, cuatro niños fueron hospitalizados por intoxicación con monóxido de carbono y una familia completa de La Merced sufrió las mismas afecciones. Este marco es importante tener en cuenta algunas recomendaciones.

Walter Chávez, jefe de Bomberos Voluntarios, dialogó en InformateSalta y explicó de qué manera debe calefaccionarse sin correr riesgos: “Cuando una vivienda no tiene no tienen una calefacción ajustada a norma, suelen utilizar elementos como brasero, el horno de la cocina, estufa eléctrica. La gente utiliza esos elementos sin una ventilación adecuada. Esto no sólo va a generar monóxido de carbono, sino que va a desplazar el oxígeno y puede producir una fatalidad dentro de la familia”.

En los casos que se utilice el brasero, Chávez sostuvo que debe controlarse que la brasa esté encendida, que tenga color rojo. “Cuando se lo ingresa al ambiente hay que tener en cuenta de dejar una pequeña ventilación para que circule el aire. Todo aire caliente asciende. Lo mismo sucede con las estufas. A las estufas a cuarzo hay que mantenerlas alejadas de los elementos de fácil combustión y el tomacorriente no debe ser la zapatilla porque muchas veces no están preparadas para soportar un elevado uso de corriente”, señaló.

Con respecto a la utilización del horno como método de calefacción, el jefe de Bomberos Voluntarios sostuvo a InformateSalta que, si bien es una práctica común, no se debe utilizar con ese fin.  “Si la llama no está bien regulada, va a comenzar a producir monóxido de carbono. Es preferible que se abrigue, que no use el horno. La forma de calefaccionarse con el horno no es recomendable en ninguna circunstancia”.

Sobre las llamas de la cocina, Chávez dijo que nunca debe ser anaranjada. “La llama debe estar azul. Cuando tiene un color anaranjado no hay que usarla porque está realizando una combustión incompleta y está generando muchísimo monóxido. Hay que llamar a un gasista para que controle el ingreso del aire”.

Otra importante recomendación tiene que ver con el control de los elementos de calefacción. “En aquellos lugares donde se posee calefacción de tiro balanceado o con conexión al gas natural, es muy importante hacer revisar las salidas de aire, la ventilación, con un gasista matriculado, chequear que le haga un mantenimiento correspondiente”.

El dolor de cabeza, los mareos y la descompostura son algunos de los principales síntomas de intoxicación por monóxido de carbono. Chávez recordó un hecho lamentable que se produjo hace algunos años en barrio Don Emilio, donde una familia completa perdió la vida por bajo éstas circunstancias.  

Te puede interesar