El argentino que violaba a sus hijos para crear una "raza pura"

Nacional 06 de junio de 2018
La Justicia brasilera investiga los abusos cometidos por el patriarca de una familia radicada en Bahía, luego de que una joven decidiera abandonar a su hijo para escapar del horror.
_MG_1103

Una familia de argentinos que está radicada en Bahía desde hace años es investigada por la Justicia de Brasil por una serie de violaciones cuyas víctimas son los integrantes de la misma. Una historia de horror y espanto que tiene un punto de partida: el sueño de crear una "raza pura" pero cometiendo las peores atrocidades. 

La historia se destapó cuando una joven decidió abandonar a su propio hijo de 4 años en una parada de buses de Laranjeiras -estado de Espiritu Santo- a mediados de mayo.  

El abandono hizo que la Justicia pusiera la lupa en su situación, pero luego la investigación tomaría un giro inesperado. La joven se quebró y acusó ante las autoridades a su padre y a su hermano por violación. 

La mujer había decidido abandonar a su hijo ya que el niño también era abusado sexualmente por su padre. El niño era producto de una relación que la chica había tenido con un joven canadiense durante el Mundial de Fútbol en 2014. Pocas horas después del abandono, la chica reapareció debido a una fuerte crisis emocional. 

A partir de ahí, comienza un relato de espanto. Ante los investigadores, la joven contó que su padre, identificado como Miguel Angel Vila, había escapado ilegalmente de Argentina años atrás y se había asentado en una hacienda en Itacaré, Bahía. "Con la intención de crear una sociedad paralela para reproducir sólo entre los familiares una `raza pura´", contó ante los medios locales Lorenzo Pazolini, de la Unidad Especializada de Protección al Niño y al Adolescente. 

La chica había descubierto 48 horas antes de escapar que su padre no sólo la violaba a ella, sino que también abusaba del pequeño de 4 años, por lo que la fuga "era desesperada para proteger al hijo y a sí misma porque ya fue víctima de abusos sexuales", relató un funcionario.

Cuando el padre de ella supo que estaba embarazada, expulsó al canadiense de su hacienda. Esto, porque el patriarca "predicaba que las relaciones sexuales tenían que ser entre los miembros de la misma familia, que no podrían tener relaciones con otras personas. Todo esto, buscando, en sus palabras, una pureza genética. Es decir, querían evitar, según él, enfermedades y maleficios que ocurrían en otras familias. Él no quería eso en su familia", agregó Pazolini.

Luego de que se destapara el caso, el padre y su hermano fueron detenidos por las autoridades brasileras. 

Te puede interesar