Una salteña relató cómo pasó un aborto “seguro”

Sociedad 14 de junio de 2018
A través de su cuenta de Facebook contó la terrible situación que debió atravesar cuando su bebé de 10 semanas de gestación murió dentro de su panza. “Decir que ahora habrá aborto seguro es una mentira, no hay seguridad en esta práctica,” dijo.
historia de Josefina Rosas

Con la impotencia a flor de piel tras la media sanción a la despenalización del aborto, María Josefina Rosas, mujer, madre y periodista,  recordó un terrible episodio que lo tocó atravesar cuando su bebé de 10 semanas de gestación murió dentro de su panza y debió someterse a un tratamiento similar a los que contempla el proyecto.

A través de su cuenta de Facebook escribió:

“Qué triste... ganó la muerte!! La muerte de los indefensos. Con llanto en los ojos decidí escribir, nunca lo hago pero hoy sentí la necesidad de hablar de mí.

Dios me bendijo con el don maravilloso de la Vida, me dio el mayor de los regalos SER MAMÁ. Pero también me enseñó el dolor de la muerte, mi primer bebé, murió con sólo 10 semanas en mi panza, tenía nombre y apellido, no era un grupo de células como dicen ahora, yo no era un ser gestante... era una mamá, con un bebé cuyo corazón sonaba fuerte al que podía ESCUCHAR Y SENTIR. ERA MI BEBÉ.

En medio del dolor experimente los tratamientos de los que hoy hablan, desde pastillas para que se desprenda hasta el legrado.

Pasé 3 días esperando ver a mi pequeño cada vez que iba al baño, yo sabía que estaba, que tenía forma, que había tenido vida... después llegó el oxígeno, el legrado, el adiós a una bolsa de residuos patológicos y una médica que me dijo ya está, ya paso, anda a tu casa.

NO ESTÁ, NO PASÓ, créanme que no pasará nunca. En mi caso la muerte golpeó mi puerta y me eligió a mí, y me marcó de por vida.

El aborto, no es una solución a nada. Desde el momento de la gestación hay vida y más allá de la ciencia quienes somos mamás podemos asegurarlo.

Decir que ahora habrá aborto seguro es una mentira, NO HAY SEGURIDAD EN ESTA PRACTICA.

No soy médica ni especialista en la materia, soy sólo una mamá que por experiencia personal puede decirles que lo que hoy aprobaron en el Congreso, no es el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo sino el derecho a matar.

Me duele el alma por los pequeños que no verán la luz.”

 

Te puede interesar