¡En un partidazo, España y Portugal empataron 3 a 3!

Mundial Rusia 2018 15 de junio de 2018
Los equipos europeos debutaron en el Mundial de Rusia 2018 con un partido que tuvo todos los condimentos y emociones. Cristiano Ronaldo se lució marcando los goles para Portugal. El equipo español supo enfrentar a su rival y empatarlo.
mundial españa portugal

En un partido que tuvo todo lo que un hincha quiere disfrutar al ver la pelota rodando sobre el césped, España y Portugal no decepcionaron al público que los acompañó en su debut en la Copa del Mundio, para terminar el encuentro en un agonizante empate 3-3.

Sin duda, la figura fue Cristiano Ronaldo y su hat trick bien marcado. Cristiano hizo en su Portugal lo que suele hacer en el Real Madrid, sobre todo en los primeros 20 minutos: fue un 10 virtual, metido detrás de Guedes y delante de Fernandes y William, sobre la izquierda, por adentro. Y de ahí manejó el juego, todavía con frescura, de su equipo, le puso una cuña al hueco español entre Koke, Nacho y Piqué y armó un desastre.

El Cristiano-jugador le ganaba al Cristiano-goleador cuando ya había llegado a la red. A su conjuro, Portugal controlaba a la España de Hierro, la dominaba de a ratos y subsistía el recital de Iniesta-Isco y Alba cuando Diego Costa ya había alcanzado el primer empate y parecía que se aproximaba un festival. No se entregó durante toda la segunda parte, cuando España lo dio vuelta y como un cazador experto esperó y esperó que la presa se distrajera para encontrar el momento y el lugar donde asestarle el balazo certero, mortal, definitivo. A su uso. Como suele hacer Messi en los minutos finales de cada partido.

mundial cristiano

Inventó el penal que el italiano Rochi pagó al contado; fue vivo para salir del evidente offside en el nacimiento de la jugada del segundo empate en el que tuvo la valiosa colaboración de las débiles manos de De Gea. Y sedujo a Piqué a hacerle falta en los últimos minutos para después poner el tiro libre en un ángulo (a lo Messi, a lo Cristiano) evitando el estirón de Busquets, último en la barrera.

Hizo todo Cristiano. Jugó, como a veces no juega en el Madrid. Casi tomando el papel que Benzema hace para él en su club, él jugó para Guedes que suele ser implacable en el Valencia y ayer falló la que el portugués le fabricó sabiamente. Fue tan grande lo de Cristiano que su 3-3 empalideció la fenomenal lección de fútbol que dio España, víctima del monstruo que ayudó a construir en su equipo más emblemático.

Te puede interesar