La Ciénaga: ¿la menor fue envenenada o sofocada por su madre?

Policiales 28 de junio de 2018
El contenido de una supuesta sustancia dañina en una botella, presuntamente algún fármaco, y ciertas huellas en una almohada, dividen la hipótesis en torno a la modalidad usada para quitarle la vida a Julieta, la niña de 4 años de Silvia Chiliguay.
la cienaga
la cienaga

Ayer, en declaraciones a distintos medios, el fiscal penal, Rodrigo González Miralpeix, reconoció el secuestro de una botella o frasco con restos de una sustancia que ahora es motivo de investigación científica a fin de determinar de qué se trata, y si la misma pudo haber causado la muerte de la menor.

Como se sabe, la niña fue hallada muerta por su abuela, Magdalena Tripolone, el 25 de junio pasado, pasada las 3, en un cuarto donde la menor y su madre, Silvia Yolanda Chliguay, solían quedarse hasta altas horas de la noche a ver televisión.

Cuando la abuela fue a verlas para mandarlas a dormir, ya las encontró muertas, una ahorcada y la niña estaba recostada sobre un sillón. Tripolone contó que tras presenciar esa macabra escena, corrió hasta la casa de en frente, donde vive su hijo, Carlos, a quien pidió ayuda.

La familia, según fuentes policiales a las que accedió InformateSalta, aseguró que no tocó nada ni cambió de lugar nada. La abuela, en tanto, descartó haber escuchado algún ruido extraño, aunque no se sabe si ello fue porque efectivamente no existieron, o bien, por el hecho de que ese cuarto estaba separado de los dormitorios, no fueron escuchados.

De la escena, los peritos secuestraron el frasco y una madera con leche, cuyos contenidos quedaron en el Cuerpo de Investigaciones Fiscales a fin de ser investigados y determinar si tuvieron alguna incidencia en la muerte de Julieta.

En la boca de la menor, según se informó, se encontraron rastros de espuma, lo que también resta establecer si esto se debió a los efectos de un supuesto envenenamiento, producto de algún fármaco utilizado por la madre de la menor.

Para el fiscal González Miralpeix, quien intervino inicialmente en este caso, esta posibilidad es la “más débil” de las hipótesis, aunque no la descartó, pues restan conocerse los resultados de los estudios toxicológicos que dilucidarán esta cuestión.


¿Sofocación con una almohada?

La otra hipótesis gira en torno a una acción mecánica de parte de la madre de la menor, quien pudo haber esperado a que su hija se duerma para luego, con el uso de una almohada, haya sofocado a la pequeña hasta arrebatarle la vida que ella mismo le dio.

Esta posibilidad surgirá también de otro estudio, denominado anatomopatológico, mediante el cual se realiza un análisis de los elementos hallados en la escena del crimen, los resultados de la autopsia y otros estudios forenses, entre ellos un minucioso examen de la almohada secuestrada.

Al margen de esta dos hipótesis, por ahora las principales, en torno a la mecánica de muerte de la menor, lo que sí está claro para los policías es que el deceso es responsabilidad de su madre, tanto porque fue la última que estuvo con la menor, como así también por la carta que dejó haciéndose cargo del crimen.

Lo llamativo de este manuscrito es que fue fechado por Silvia Chiliguay el 23 de junio, el mismo día que arribo de Cachi, según lo informado por su hermano, Carlos, quien contó que la misma solía permanecer de lunes a viernes en Cachi, mientras los fines de semanas regresaba a Salta para estar con su hija.

Desanimada

Entre otros testimonios obtenidos por la policía, familiares de Silvia declararon que en los últimos días, la joven madre se hallaba “desanimada”. El mismo fiscal, en tanto, agregó que lo emocional fue el elemento detonante para esta tragedia familiar.

Los familiares contaron que Silvia solía sollozar constantemente, que atravesaba una profunda depresión. Descartaron que haya problemas de deudas, y que sus frustraciones pasaban más por el hecho de no poderse realizarse en lo que respecta al aspecto económico.

Además, resaltaron las constantes expresiones de amor de Silvia hacia su madre, escenas que en los últimos días se incrementaron, aunque ninguna en la familia advirtió que esta conducta podía derivar en un desenlace tan fatal como el que golpeó a todos los salteños el lunes pasado.

Te puede interesar