Michetti: "No tenía intención de militar en el tema del aborto"

Política 01 de julio de 2018
La presidenta del Senado explicó que se involucró en el debate como réplica a los dirigentes de Cambiemos que se manifestaron a favor de la ley; sus argumentos contra la despenalización.
vicepresidenta
Vicepresidenta, Gabriela Michetti. - Foto: La Nación

La Nación/ Cuando faltan solo dos días para el arranque de la discusión en el Senado, Gabriela Michetti quedó en el centro de la disputa por  la legalización del aborto. Aunque promete que mantendrá la neutralidad que mostró el Gobierno en Diputados, la vicepresidenta reafirma su postura en contra de la reforma. "El aborto está muy ligado a una sociedad que piensa solo en el deseo particular y en su propio ombligo", dice, en una entrevista, en su despacho de la Cámara alta. Con críticas a los diputados del oficialismo que promueven la iniciativa, sostiene que decidió meterse en la polémica para "equilibrar los tantos" dentro de Cambiemos. 

-¿Se equivocó al anticipar su postura personal, dado que va a dirigir el debate en el Senado?

-No. Era ridículo que yo no lo dijera, porque lo he dicho mil veces.

-Pero se involucró de manera militante. Hasta organizó la foto en contra del proyecto.

 -No tenía ninguna intención de militar el tema. Pero me sentí políticamente obligada a equilibrar los tantos. El error entre comillas fue haber hecho una foto de Cambiemos de los que estaban a favor del proyecto. Ahí se obligó a la coalición a hacer otra foto que dijera: 'Acá tenemos las dos posturas'. Porque se había generado mucha bronca en una enorme parte de nuestro electorado, que decía: '¿Cómo? Pero si el Presidente dice que está a favor de la vida'.

-¿Hubo un desequilibrio de los promotores del proyecto?

-No. Entiendo que hayan tenido el impulso de mostrar su postura. Pero lo hicieron sin pensar qué podía ocasionar dentro de la coalición y la verdad es que se armó lío.

-Silvia Lospennato le manifestó a Macri la preocupación de que la postura suya en contra quebrara la neutralidad que tuvo el Gobierno en Diputados.

-¿En serio? Ay, qué raro, porque me conoce Silvia y tenemos muy buena relación. Yo tengo neutralidad absoluta. Podría haber hecho más giros para trabar el tema y lo que hice fue lo mismo que Diputados.

-No votó la ley de matrimonio igualitario.

-Yo no estaba en contra. Solo tenía una duda, que era el tema de la adopción: en qué etapa de la sociedad podíamos considerar que la adopción no iba a ser un tema para los niños en términos de discriminación.

-¿Hoy votaría distinto?

-Sí. A las tres o cuatro semanas, pensé y dije: 'Me equivoqué'. Porque los chicos ya están insertados en la escuela y bueno, si alguien lo discrimina, a cualquier otro chico lo van a discriminar por otra cosa.

-¿No le puede pasar lo mismo con esta ley?

-No. Definitivamente no. Ningún ser humano puede decidir sobre la vida de otro. El Estado debe proteger a todo ser humano concebido, en la tercera edad o en la etapa de embrión.

-¿Un embrión tiene los mismos derechos que una persona?

-Totalmente. Porque ¿qué otra cosa es un embrión que un ser humano en su primera etapa?

-¿Por qué en los casos de violación sí se permite el aborto?

-Yo no lo hubiera permitido.

-¿No permitiría el aborto ni en casos de violación?

-No. Lo dije claramente siempre. Lo podés dar en adopción, ver qué te pasa en el embarazo, trabajar con psicólogo, no sé.

-¿Y si la mujer no quiere seguir adelante con el embarazo?

-Entiendo el drama que significa, pero hay tantos dramas en la vida que uno no puede solucionar que no me parece que porque exista ese drama, digamos que a uno se le terminó la vida. O sea, podés dar en adopción el bebé y no te pasa nada.

-Para eso la mujer tiene que seguir con el embarazo.

-Eliminar a una persona ya concebida y no dejarla vivir... frente a ocho o nueve meses de embarazo... La verdad, no me parece. Digo, hay personas que viven cosas muchísimo más dramáticas y no las pueden solucionar y se las tienen que bancar. No sé, qué sé yo. Para mí la vida es el derecho más importante de todos.

-La legislación argentina dice otra cosa.

-Respeto la legislación. Si viene una chica embarazada por violación y no sabe qué tiene que hacer, voy a hacer todo lo posible para que acceda a lo que tiene que acceder porque es legal. No voy a ir a en contra de la ley.

-¿Tiene alguna amiga que haya abortado?

-Varias. Entiendo que es una cosa difícil.

-Las amigas abortan pese a que es ilegal. ¿No sería mejor garantizarles condiciones seguras?

-El ministro de Salud de Córdoba recién me contaba que con una política de prevención de embarazo no deseado han bajado la muerte materna a cero. La prevención les da un resultado espectacular.

-¿La mujer que se practica un aborto debe ir presa?

-No, para nada. Hay que despenalizar a la mujer.

-Si se despenaliza y no se legaliza, los abortos seguirán siendo clandestinos.

-Yo querría que avanzáramos con políticas de prevención, en cosas que el Estado argentino nunca hizo.

-Con cifras de todo el mundo, el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, dijo que la legalización reduce la cantidad de abortos. ¿No es ese el objetivo?

-Se reduce mucho más con políticas de prevención.

-¿Qué pasa con las mujeres que mueren por abortos clandestinos?

-¿Por qué vamos a combatir eso eliminando a la persona que se ha concebido? No lleguemos a ese punto. El aborto está muy ligado a una sociedad que piensa solo en el deseo particular y en su propio ombligo.

Te puede interesar