Desde la cárcel federal de Güemes lideraba una banda que vendía drogas en Salta

Justicia 02 de julio de 2018
Su esposa y familia política realizaban la venta en la zona de “La Ranchada”, en el barrio 26 de Marzo en la capital salteña. Durante un allanamiento secuestraron ocho kilos de droga.
26 de marzo
Foto archivo.

La Unidad Fiscal de Narcocriminalidad logró desbaratar una banda dedicada a la comercialización de drogas en la zona de “La Ranchada”, en el barrio 26 de Marzo. El cabecilla, Sebastián Mercado operaba desde una celda de la Cárcel Federal donde cumple condena.

Las actividades eran realizadas a través de su mujer Raquel Andrina Torres, su cuñado Walter Benjamín Torres y su suegra Felisa del Valle Verón, quienes ahora también se encuentran tras las rejas.

El desbaratamiento de esta organización responde a  una minuciosa pesquisa que permitió no sólo la detención de los nuevos cómplices reclutados por el cabecilla, sino el secuestro de 34 mil dosis de estupefacientes e importantes pruebas que aún son investigadas.

Celda

La investigación se inició luego de que vecinos denuncien desde el anonimato actividad inusual en la vivienda, atemorizados pasaron la información pidiendo que se resguarde su identidad. Según lo informado hasta ahora, la banda operaba en una zona conocida como “La Ranchada”, ubicada en el extremo  sudeste de la ciudad, más precisamente en el barrio 26 de Marzo, donde residían los detenidos.

Las pesquisas realizadas en la zona, permitieron identificar a una familia de apellido Mercado como los que supuestamente dirigían la venta de droga en “La Ranchada”, lugar al que distintos consumidores y otros revendedores de otros puntos de la ciudad acudían para abastecerse.

Se trata de un lugar que  representa una dificultad para la Policía por su difícil acceso, debido no sólo a lo encumbrado de algunas de las viviendas, sino también al hecho de que los familiares y amigos de esta banda rápidamente salían a la calle a repeler la presencia policial en el lugar.

drogaen la carcel

Desde la UFINAR se pudo establecer que un integrante de esta familia, Sebastián Mercado, el cabecilla, fue  detenido por un hecho de sangre, ocurrido el 15 de enero de 2017, cuando junto a otros familiares agredieron a un vecino, hecho por el cual fueron llevados a juicio; siendo condenado a un año de prisión efectiva por el delito de amenazas con armas, pena que luego fue unificada con una condena posterior por venta de drogas.

Es que Mercado, según surge de la investigación e imputación penal en su contra, encontró una pieza clave para su actividad delictiva en otro recluso de esa unidad carcelaria, quien se convirtió en un proveedor de distintas sustancias. Mientras ambos hacían los “arreglos” dentro de la cárcel, sus respectivas parejas se encargaban del resto.

En tal sentido, se pudo establecer que Mercado, a través de su pareja, comenzó a operar con importantes cantidades de drogas, entre ellas marihuana y otras sustancias, las que le dejaron ganancias por sumas que superaban los 100 mil pesos.

paco

Allanaron la celda de Mercado donde se le secuestró una libreta con pruebas de la actividad que dirigía desde allí. A partir de estas diligencias, el fiscal imputó al mismo el delito de comercialización de estupefacientes agravada por la participación de tres personas de forma organizada.

 

Te puede interesar