Nahir, la mujer más joven en recibir perpetua en el país

Nacional 03 de julio de 2018
Con sólo 19 años, Galarza entró en la historia criminalística argentina. Conocé otros casos de mujeres condenadas.
amedios

Condenada a prisión perpetua por la Justicia de Gualeguaychú, Nahir Galarza, de 19 años, ingresó a la historia criminalística argentina como la mujer más joven en recibir esa sentencia.

Esta condena fue posible debido a que la Justicia determinó que tenía una "relación de pareja"  con la víctima y que actuó con premeditación.

Además del caso de Nahir, a otras mujeres en la historia argentina también se les impuso la misma condena y dejaron su huella en la historia criminal del país.

Clorinda fue condenada a la horca, se salvó por su astuto abogado

Uno de estos fue el de Clorinda Sacarrán que, a sus 26 años, fue condenada por un tribunal porteño a ser colgada en la Plaza de Mayo por planear el asesinato de su esposo.

Sacarrán se salvó de la horca debido a que los vecinos de Buenos Aires juntaron 7 mil firmas (de los 90 mil habitantes que tenía la ciudad en 1856) y porque su abogado, Carlos Tejedor, que luego se convertiría en el autor del Código Penal, hizo correr el rumor de que estar embarazada.

El esposo era un artista italiano de 60 años. Tenían 5 hijos y vivían juntos en Santos Lugares. Clorinda además tenía un amante con quien planeó el asesinato del pintor.

Como consecuencia, sentenciaron a ambos a la horca, pero el presunto embarazo de Clorinda hizo posponer la decisión hasta que se cambió la ley y se derogó la pena de muerte. De esta manera sólo fue condenada a 10 años de cárcel.

Francisca, la primera atrapada por sus huellas digitales

Francisca Rojas fue la primera mujer condenada a través del uso de las huellas digitales como evidencia. Ocurrió en 1892, en Quequén, una localidad cercana a Necochea.

Francisca, de 27 años, fue hallada en su casa, herida en la garganta junto a sus dos hijos muertos. La mujer acusó a un vecino de haberlos atacado a los tres con una pala, luego de que se negara a entregarles a sus hijos, un nene de 6 y una nena de 4 años, para que se los llevara a su ex marido.

Francisca dijo además que el sujeto se había apoyado en la puerta de madera antes de irse, donde se encontraba la marca de cuatro dedos ensangrentados.

En esa época, la Policía de la Provincia de Buenos Aires, trabajaba en un sistema para identificar a personas por las huellas digitales. Esto había sido creado por un joven oficial croata Iván Vucétic.

El análisis arrojó que las marcas en la puerta eran las huellas de Francisca, que terminó confesando que había matado a sus hijos para no entregárselos a su ex marido y que, al intentar suicidarse, sólo se realizó un corte superficial en la garganta debido a que le faltó el coraje.

Francisca fue condenada a penitenciaría por tiempo indeterminado y se convirtió en  la primera persona condenada en el mundo por la evidencia de sus huellas digitales. 

Claudia, la primera en pasar más años tras las rejas

En 1984, Claudia Sobrero, de 21 años, se transformó en la primera mujer en ser condenada a perpetua más reclusión por tiempo indeterminado contemplada en el Código Penal actual, promulgado en 1921.Fue condenada por ser partícipe del asalto y asesinato del dibujante Lino Palacio y su esposa.

Claudia estuvo presa 21 años. Salió en libertad condicional en 2006 y volvieron a detenerla por un robo callejero un año después. Volvió a salir en 2012, convirtiéndose en la mujer que más tiempo pasó encarcelada en el país: 27 años.

Te puede interesar