Por si fuera poco, analizan instaurar el cobro de un "servicio de playa" en estaciones de servicio

Nacional 15 de julio de 2018
Luego de que la “propina” acaparase las agendas mediáticas a raíz de los dichos y las fotos de la diputada Elisa Carrió sobre el tema, se presentó un proyecto de ley para blanquearlas en locales gastronómicos y hoteleros, pero también incluiría a trabajadores de las expendedoras.
trabajadores estaciones de servicio
trabajadores estaciones de servicio

En el escrito, la autora de la propuesta, la diputada Fernanda Vallejos, destacó a surtidores.com.ar que “sería una buena idea” anexar al dictamen una nota específica referida a la figura del servicio de playa, que integre también a los empleados de las operadoras minoristas de combustibles y GNC como nuevo derecho laboral.

Destacó la legisladora Kirchnerista que los playeros se merecen un reconocimiento que ayude al final del día en sus ingresos, como actualmente tienen los gastronómicos, con los cuales “buscamos darles un marco legal de contención”.

Cabe recordar que en un principio, el denominado “servicio de playa”, había sido concebido por la parte empresaria, para solventar la crisis que se abatía sobre el sector por aquellos días, pero se dejó de cobrar por orden judicial.

De esta forma, lo que hace años había sido instituido como una especie de canon que se aplicaba sobre el litro de nafta, GNC o gasoil y que en la práctica funcionaba como un incremento automático de la comisión a cargo de los automovilistas, podría llegar a transformarse en una “propina en blanco” que vaya al salario del trabajador.


Las propinas, un sostén importante 

Surtidores.com.ar dialogó con diferentes operarios de playa sobre la disposición de los clientes a reconocer con un pequeño monto de dinero la atención recibida y comprobó que a pesar de los aumentos de los precios, el nivel de propina no baja.

Los empleados de Estaciones de Servicio, específicamente aquellos que se desempeñan en la playa suelen ofrecer a los automovilistas un trato más personalizado, que no solamente pasa por despachar combustibles.

Estimulados por  la capacitación y las directivas de la empresa por sumar valor agregado, el contacto con los automovilistas ofrece además la posibilidad de “juntar unos pesitos extras” al final de la jornada. De ahí que los playeros y playeras, se las ingenian para acercarse al cliente con simpatía y vocación.

“Los que ya nos conocen de cargar casi todos los días, siempre tiene una atención con nosotros y aquellos que vienen por primera vez, por lo general, acceden a que le repasemos los parabrisas o controlemos los niveles de agua y aceite”, destacaron a Surtidores dos empleados de una expendedora.

De acuerdo a los dichos de los consultados, existen diferentes tipos de consumidores: los que suelen interactuar más con su automóvil y aquellos que nunca descienden del vehículo para cargar. “Pero todos suelen dejar una propina que al final del horario repartimos en común”, expresaron.

Te puede interesar