Un logro histórico: Del Potro llegó al número 3 del ranking mundial

Deportes El viernes
El tandilense aparecerá el lunes en ese puesto, detrás de Rafael Nadal y de Roger Federer. Se benefició por las eliminaciones de Alexander Zverev y de Grigor Dimitrov en los cuartos de final de Toronto.
del potro simon wimbledon

Por las eliminaciones de Alexander Zverev y de Grigor Dimitrov en los cuartos de final del Masters 1000 de Toronto, Juan Martín Del Potro será desde el lunes el número 3 del ranking mundial, confirmó Clarín. Y lo logra justamente en la semana que se bajó del torneo canadiense para cuidar su muñeca izquierda.

El tenista tandilense, que coqueteó con el retiro y volvió tras las penas repleto de gloria, alcanzará el puesto más alto de su carrera. Un hito digno de ser colocado a la altura de sus mayores conquistas.

 

"Si pensás que estoy derrotado, quiero que sepas que me la sigo jugando". La publicación en la cuenta de Twitter de Delpo, en la que el 6 de octubre de 2015 se lo ve entrenándose en la playa cuando el retorno a la actividad oscilaba entre sueño y objetivo, llega ya a más de 23.300 retuits y casi 30.000 "me gusta".

Es, a esta altura, un clásico que suma réplicas cada vez que Delpo obtiene algún éxito resonante. No sorprendería que sumara algunos centenares más en las próximas horas.

Las muestras de cariño para el argentino se multiplican, pero lejos están de ser potestad exclusiva de ese extraño universo de las redes sociales, en el que muchas veces prevalecen las críticas y las agresiones.

 

Del Potro también es reconocido en cada lugar al que va y especialmente los chicos, esos que todavía no se contaminaron, lo idolatran. No son pocos los que en tiempos en que otras disciplinas se "roban" el protagonismo, eligen empezar a empuñar una raqueta a causa de las actuaciones de este gigante con cara de buenazo. 

Es que el tandilense simboliza la lucha silenciosa, paciente pero incansable. Vivió en carne propia el dolor y la frustración que golpean como las olas impactan en las rocas de una escollera, erosionándola y poniéndola a prueba, pero sin derribarla. 

Se levantó una y otra vez en una batalla contra su propio cuerpo digna de ser dirigida por John Avildsen, realizador de las históricas "Rocky" y "Karate Kid".

 

No una sino dos veces Juan Martín renació de sus propias cenizas. Sus muñecas pasaron de ser aliadas de los golpes más potentes del circuito a causarle sus mayores problemas.

Poco después de tocar el cielo en 2009, cuando fue campeón del Abierto de Estados Unidos, finalista del Masters y número 4 del mundo con apenas 20 años, empezó a sufrir los primeros dolores. Y ya para 2010, una ausencia de varios meses y una caída de más de 250 puestos en el ranking cubrieron de dudas su futuro.

En 2011 volvería a jugar en plenas condiciones y se ganaría el premio al Regreso del Año, distinción que votan los propios tenistas del circuito. Establecido como uno de los mejores del mundo nuevamente, bañaría de gloria la bandera argentina con el bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, acallando muchas de las críticas por la derrota en la final de la Davis del año anterior. 

En 2014, sin embargo, los problemas de muñeca dijeron presente una vez más, por lo que el tandilense dijo basta y se operó. El regreso de 2015 nunca se consumó del todo, pese a disputar algunos torneos, y cayó otra vez casi 600 lugares, no sin antes someterse a una nueva intervención (la tercera).

 

El resto es historia conocida. El retorno en 2016 y los meses más maravillosos de su vida deportiva. La alquimia que emanó de su empuñadura en los Juegos Olímpicos de aquel año, en los que convirtió al Centro Olímpico de Tenis de Río de Janeiro en una sucursal de Tandil, con un estadio repleto coreando su nombre, con los brasileños -siempre pendientes de la derrota argentina- enamorándose definitivamente de su garra y de su corazón y derrotando a Novak Djokovic y Nadal para llevarse una plata con sabor dorado.

La coronación fue la primera y hasta ahora única Davis de la historia. Curioso: sus detractores le endilgan la supuesta falta de patriotismo deportivo.

Los colegas también lo acogen, lo respetan y, con el correr de los años, aparecen también aquellos jóvenes que lo admiran. Apacible, feroz competidor dentro de la pista pero entrañable fuera de ella, sostiene grandes relaciones con leyendas activas como Roger Federer, Rafael Nadal o Novak Djokovic, pero también es destinatario del afecto de purretes como Frances Tiafoe, quien lo tiene como un referente.

 

Ese corazón de hierro, que resistió las horas deportivas más oscuras, supo pasar por dolores mucho mayores, como el fallecimiento de su hermana, Guadalupe, que murió en un accidente de tránsito a los 8 años y es la razón de que se persigne y eleve sus brazos al cielo ante cada triunfo. O el de Agustín Acosta, un nene de Tandil con quien había entablado una amistad entrañable (detallada con maestría en el libro "El milagro Del Potro", de Sebastián Torok) y que falleció luego de luchar largamente contra una cruel enfermedad.

"El ranking nunca fue mi prioridad", dijo Delpo hace algunos meses, cuando la posibilidad de ser número 3 ya estaba clara. Sin embargo, es otro logro en la carrera de un tenista que se vio a sí mismo casi afuera de toda práctica deportiva y el lunes, cuando mire el ranking, verá que luego de esos seres casi alienígenas que son Federer y Nadal, es el mejor tenista humano del mundo.

Te puede interesar