Dueño de una remisera le desfiguró la cara a un chofer

Sociedad 18 de agosto de 2018
El propietario de la agencia San Salvador le quebró la nariz a piñas y cabezazos a un hombre de 70 años. Sus compañeros hicieron un corte total y pidieron la detención inmediata del agresor, que estaría acuartelado en el cuartel. Tensión, desmayos, bronca. Informó DniSalta.com

Escándalo, bronca, tensión y una coyuntura que fue la que desencadenó la violencia: el yugo de las empresas de remises y el padecimiento y la crisis diaria de los remiseros, que no dan abasto.

En ese contexto, un chofer de 70 años fue brutalmente agredido por el dueño de una remisera, a quien le rompieron la nariz con piñas y cabezazos. Y ahí se desató la "guerra", lo confirmó DNISALTA.com.

golpe

Foto: DniSalta.com

Todo ocurrió en la remisera San Salvador, en calle Zabala, entre Córdoba y Lerma. Y se originó por una discusión entre el dueño de la remisera, un sujeto de unos 30 años, de apellido Marcó, y un chofer de uno de los autos que pertenecen a la flota de la remisera. Tras una discusión verbal, Marcó, injustificadamente, le metió una trompada y un cabezazo al remisero, quebrándole la nariz y dejándolo ensangrentado. Además, choferes y propietarios de vehículos contaron que esta situación no es nueva y que están acostumbrados a recibir amenazas, maltratos y hasta golpes, en algunos casos.

Tras el golpe, los remiseros en solidaridad hicieron un corte total de calle en la Zabala, en la intersección. El conflicto no cesa desde hace tres horas. Los remiseros creen que el agresor está en el interior de la remisera y la hermana del agresor negó que se encuentre atrincherado en la remisera.

Choferes y propietarios siguieron cortando las calles, primero Catamarca y luego Lerma, provocando un caos vehcular, para verlo salir y pidieron que el violento salga detenido. Sin embargo, la decisión de la detención depende de la fiscalía y no de la policía. Estuvieron un buen tiempo abocados a ese proceso porque tuvieron que analizar las denuncias y el médico legal tuvo que revisar al hombre golpeado antes de que el fiscal tome la detención de detenerlo o no. Mientras tanto, la presión y la tensión continúan afuera de la remisera.

La discusión se originó por la suba de tarifas de las fichas y de la bajada de bandera, que comenzó a reglamentarse y a funcionar ya en los últimos días, esto avalado por la AMT. Esa suba origina que el remisero o el dueño del auto tengan que pagar por la diaria un aumento de 150 pesos de lo que abonaban semanalmente esta diaria (pasaron de pagar 2200 a 2350 pesos semanales. Por esos 150 pesos comenzó la discusión, cuando el chofer le explicó que no estaba recaudando, que lo espere unos días, a lo que el dueño de la agencia se enojó y comenzó a golpearlo.

Con el correr de los minutos la tensión se acrecentó, llegó Infantería y hubo una orden de fiscalía de frenar el corte, que por ahora no cesa, aunque se logró reducir a media calzada para descomprimir el caos de vehículos.

 “Recibimos un llamado de emergencia porque el dueño de San Salvador golpeó a uno de los choferes, tiene toda la boca sangrando y no le quiso recibir la plata de la diaria, que es lo que reza el contrato. Lo llevaron a la comisaría segunda para hacer la denuncia correspondiente, esto es un atropello. Un tipo de 30 y pico de años, que hace fisicoculturismo, armado, ex militar, que golpee a una persona de la tercera edad. Es inadmisible. Está adentro el marica ese. Necesitamos que se vengan ya todos los móviles que andan por la zona", explicó al comienzo de la transmisión uno de los remiseros solidarizados con el agredido, en diálogo en vivo con DNISALTA.com.

Mientras que la propietaria del auto que manejaba el chofer agredido para la empresa, también denunció maltratos de este mismo hombre. "Yo no tenía 150 pesos para dar del último aumento, le dije que no llegaba y me dijo que me iba a quitar la faja y los cuadernos y que me iba a echar. Nosotros pagamos semanalmente 2200 pesos por cada auto, ahora son 2350. Me llamó el chofer y me contó que le retuvieron el auto, que no lo dejaban salir. Fue a reclamarle esto y le dio un cabezazo y le reventó la nariz. Fue así, yo no me negué a pagar. Los comentarios son que siempre los maltratan, los mandan a trabajar a la calle. Si van a la calle, a nosotros nos hacen multa y las tenemos que pagar", contó la señora.

"Estas cosas ya no se pueden permitir. Nosotros estamos trabajando sin entrar en conflictos, quedamos de acuerdo. Y de repente atropellan a un compañero y le quiebran la nariz con un cabezazo. Hay una total falta de respeto, nos tienen como esclavos. Tanto dueños como choferes pagamos, pero ellos atropellan. La falta de respeto no se puede tolerar. Este es un negocio millonario de las remiseras. Antes nos callábamos la boca porque vivíamos y nos alcanzaba por lo menos para mantener la unidad. Ahora no se puede. Ellos no quieren entender que se acabó el feudalismo que existía antes. No podemos dejarnos forrear gratis. Porque ni siquiera da para vivir. Las autoridades saben cómo viene la mano, pagamos 2350 pesos de diaria semanales. No sé si la AFIP está al tanto. Te imponen con un estatuto que trabajés 24 horas cuando la ley de contrato de los choferes dice que tenés que trabajar 8 horas. Te imponen que pongas otro chofer en tu unidad, que también tiene que tributar. Trabajando de base hacemos 1200 pesos en 12 horas, y tenés gastos fijos diarios de 650 pesos. Te quedan 550 pesos para llegar a tu casa, para mantener el auto, trabajando 12 horas con una unidad que vale 400 mil pesos. Y la única que gana plata es la remisera", se despachó el trabajador ante este medio.

Mientras que otro remisero también denunció ser golpeado: “Una vez fui a plantearle un problema y me pegó una piña en la cara, yo soy inválido, tengo clavos en las piernas, tuve que salir corriendo como pude, él (señalando a un compañero) me defendió, sino el tipo me mataba a palos", denunció.

También testigos aseguraron que en la remisera en cuestión hay irregularidades: "están evadiendo AFIP, está concursada la empresa, las antenas que tienen generan multas que pagan los empleados, los obligan a incumplir la norma y a hacer bases y no servicio puerta a puerta", expresó la hija de un remisero.

Con el correr de los minutos, la manifestación se exasperó: llegó gente a manifestar con elementos de percusión. Como si fuera poco, la madre del señalado como agresor ingresó a la remisera, se desmayó por el schock emocional que todo esto le provocó y tuvo que ser asistida.

Los remiseros no se cesaron la protesta y acusaban al comisario Catacata, presente en el lugar, de mentir que el dueño de la remisera no se encontraba en el interior de la misma. Y pidieron que ingresen dos trabajadores de la empresa para corroborarlo, pedido que fue negado.

Te puede interesar