Historias de peregrinos: 50 años de devoción desde El Bordo

Sociedad 14 de septiembre de 2018
Desde hace medio siglo la familia Morales Fuenzalinas renueva año a año su pacto de fe con nuestros santos patronos. “Dios le dio una segunda oportunidad de vida a mi hermano”, explicaron a voz quebrada.

Hortensia Morales fue una de las tantas peregrinas que arribó ayer a nuestra catedral para pedir y agradecer al Señor y la Virgen del Milagro en sus festividades. Hortensia llegó acompañada de su hija Paula Morales y su nieto, Manuel Fuenzalinas luego de abandonar su casa en la localidad de El Bordo.  

Esta historia de fe y amor de la familia Morales con nuestros patronos lleva 50 años de fidelidad ininterrumpida. Así como Hortensia relató ante los micrófonos de InformateSalta, ella se encomendó a la Virgen del Milagro cuando quedó embarazada de su hija, hace ya cinco décadas.

Luego, una desgracia sacudió a la familia cuando uno de sus integrantes sufrió un accidente producto de un choque eléctrico, con mínimas posibilidades de recuperación. “Mi hermano estaba entre la vida y la muerte. Los médicos no sabían qué podía pasar. Nosotros pedimos mucho por él y Dios le dio una segunda oportunidad de vida”, explica Paula Morales, hija de Hortensia.

Actualmente la mujer se encuentra sorteando problemas de salud, pero esto no la detiene a la hora de cumplir sus promesas y continuar encomendándose a quienes nunca la abandonaron: “La Virgen para mí es como una madre… y el Señor, mi padre”, concluye Hortensia.

Te puede interesar