Gran preocupación en zona sur por un depravado serial que anda en moto

Policiales 18 de septiembre de 2018
Buscan intensamente al sospechoso. Las víctimas relataron situaciones de pánico en distintos barrios de la ciudad.
manoseo_phixr

La Policía de la Provincia busca intensamente a un hombre denunciado por cinco hechos de abuso sexual, los que tuvieron como víctimas a niñas y adolescentes, en la zona sur de la ciudad. En la mayoría de los casos, se describe una motocicleta negra y azul, conducida por un sujeto de entre 28 y 30 años.

Las incursiones de este depravado alcanzaron los barrios 14 de Mayo, Miguel Aráoz, Los Tarcos y Juan Pablo II, según las denuncias recibidas hasta el momento. Los cinco casos se registraron en tres días.

Barrio 14 de Mayo

El primero de los hechos, como lo informó este portal oportunamente, ocurrió el domingo 9 de septiembre, alrededor de las 20.30, en inmediaciones de la manzana 265, del barrio 14 de Mayo. Según la denuncia de una arquitecta, madre de una nena de 7 años. Todo sucedió en la vereda de su casa, a la altura del garaje, cuando la niña jugaba con una amiguita, también de la misma edad.

abusador

De pronto, reveló la arquitecta, sintió gritos y que tocaban la puerta de su casa con mucha fuerza. Al abrir, la mujer se dio con su hija que, a gritos y llantos, indicaba con su mano hacia afuera de su vivienda, donde el abusador se apuraba a escapar.

Al recuperarse, la menor contó que un sujeto vestido de negro en una motocicleta del mismo color  se le acercó y comenzó a manosearle la cola y sus partes íntimas, por lo que la nena comenzó a gritar y patalear hasta que se vio libre y corrió a casa. Los gritos alertaron a una vecina, quien alcanzó a ver al sujeto cuando se daba a la fuga en una motocicleta. 

Barrio Miguel Aráoz

Al día siguiente, a las 7.30 aproximadamente, se sumó un nuevo caso de abuso sexual cometido por el mismo sujeto, la víctima fue una adolescente de 14 años, atacada cuando se dirigía a la escuela Agrícola. 

La adolescente contó que caminaba por las calles Diario El Norte y Radio Cerealista, de barrio Aráoz, cuando fue abordada por un motociclista que se detuvo para pedirle una orientación y comenzó a tocarles las piernas. Ella pidió auxilio a gritos y se echó a correr, el abusador escapó.

sospechoso
Foto ilustrativa


Barrio Los Tarcos, dos hechos

La noche del lunes 10 de septiembre alrededor de las 20, una madre de barrio Los Tarcos, a la altura de la manzana 818, relató que su hija de ocho años fue víctima de otro hecho perpetrado, aparentemente, por el mismo sujeto.

La mujer contó que su hija jugaba en la vereda con una amiguita de 11 años, cuando apareció el sujeto en una moto de colores negro y azul y le preguntó si habían visto una billetera. Tenía la bragueta abierta y los testículos hacia afuera, por lo que las niñas se asustaron y corrieron a sus respectivas casas, mientras el sujeto, como sucedió anteriormente, escapó.

Al otro día, una estudiante de 18 años, del mismo barrio, sufrió otro ataque sexual, en el cual el agresor intentó desvestir a su víctima para someterla. La joven relató que a las 0.30 salió de su departamento para dirigirse a un local comercial de la zona, pero que en el trayecto advirtió que un sujeto, en una motocicleta de color negro y azul, comenzó a seguirla por detrás.

A la altura de un carro de comidas, el abusador la tomó por la espalda, manoseó sus partes íntimas e intentó bajarle el pantalón, acción que no pudo concretar debido a la oportuna aparición de otro vecino en moto, quien al ver lo que sucedía le gritó al sujeto para que desistiera. La intervención salvó a la joven y puso en fuga al agresor.

abusador 1

Barrio Juan Pablo II

Allí se registró el quinto ataque, la víctima una adolescente de 17 años, fue interceptada por al abusador sexual cuando caminaba por un pasillo que conduce a los Block 58 y 59. La chica lo sorprendió cuando orinaba a un costado del pasillo. Él se acomodó el pantalón la tomó de los brazos y comenzó a tocarles lo senos y sus partes íntimas, por lo que la adolescente se defendió y trató de zafarse del depravado a golpes.

En un momento, un codazo de la joven acertó y el sujeto la soltó y en respuesta le pegó una piña en la cara, siendo derribada. La menor, no obstante, se levantó y corrió en dirección a su vivienda a la vez que gritaba por ayuda. El sospechoso huyó. 

Te puede interesar