Después de toda una vida, Carlos busca a su madre que podría estar en Paraguay

Sociedad 24 de septiembre de 2018
Carlos Medina tiene 33 años y el deseo por conocer a la mujer que le dio la vida, Amalia Osorio, crece día a día. Ella se fue cuando él era muy pequeño  junto a una hermana llamada Miriam.  Cree que regresó a Paraguay, su país de origen. Asegura no guardarle ningún rencor y solo anhela poder abrazarla.
carlos medina

Carlos dialogó hoy  con InformateSalta y nos contó que tiene 33 años y  es oriundo de Orán, del Bº 25 de Mayo, lugar donde vivió desde que nació. Según le contaron sus familiares cuando tenía 1 años su madre, Amalia Osorio se fue junto a una hermana llamada Miriam, de apenas unos meses de vida, cree a  Paraguay, de donde era ella.

Cuenta que su padre y ex pareja de Amalia, se llama Casimiro Medina, quedó totalmente dolido por su partida inesperada y se mudaron con su abuela. Con el tiempo el hombre supo de boca de su madrina que Amalia se había ido a Paraguay y que supuestamente se había llevado a la pequeña Miriam de unos meses de vida. Además esta mujer que ya falleció le advirtió que no denunciara la desaparición porque si no se lo quitarían a él también.

“Se fue de un día para otro sin decir nada, desapareció con mi hermana y no supo más de ella. La que era mi madrina le dijo que se volvió al Paraguay con mi hermana y que no se preocupara en denunciar porque me iban a quitar a mí también” explicó. 

Por su parte, su abuela paterna le dijo que sus padres se conocieron en Paraguay, se vinieron a Orán y la vida no fue fácil para la mujer viviendo en un horno para hacer carbón. Con dos hijos pequeños y quien sabe con qué dramas más ella se marchó. Luego cuando él tenía 7 años envió una carta y una foto pero si bien él llegó a ver la foto no pudo conservar nada. También le llegaron versiones de que cuando se fue habría regalado a su hermanita en Salta, pero nada le consta.

Busca mamá

A lo largo de estos 33 años de su vida no pudo averiguar nada de ella, su padre no quería tocar el tema. Hoy con una familia constituida quiere verla, abrazarla y recuperar el tiempo perdido.  

Ayudemos a que pueda encontrarla y reescribir su historia.

“No tengo nada para reprocharle, no tengo preguntas para hacerle. Solo darle un abrazo y nada, eso. Yo no le pido ninguna explicación, solo poder conocerla y darle un abrazo” dijo entre lágrimas a InformateSalta.   

Te puede interesar