Caprichos de Salta: Siempre es lo mismo

Cultura 04 de octubre de 2018
Salta está llena de caprichos, todos ellos recorren cada uno de los rincones de nuestra ciudad para algunos de manera inadvertida y para otros no. No te pierdas una nueva entrega de la ficción de Javier Camps en InformateSalta.
compu

Las elecciones se acercan, se empiezan a configurar las campañas y Salta parece desdoblar su realidad. Un mundo paralelo se pone en marcha, en el cual, el día y la noche conviven, repartiendo luces y sombras, en vez de separarse en horarios antagónicos. Contrariamente a lo que sucede en los medios de comunicación, el rosqueo no sabe de límites ni posiciones innegociables. Todo es posible a la hora de darle forma a la dinámica de hacer posible el resguardo de los intereses particulares y asegurarse  las mejores cartas para jugar, sin perder, en los próximos cuatro años de gestión.

La media mañana se mueve poniendo la atención en los servicios de mensajería por internet que hacen sonar, insistentemente, a casi todos los teléfonos celulares que podamos contar en las mesas de algunos cafés de la ciudad y en las municipalidades de los pueblos que rodean a “La capital de todos los salteños”. Yo abro mi computadora y me conecto al wi fi de un conocido nido de negociaciones donde litros y litros de café y cientos de docenas de medialunas se consumen entre palabras susurradas y falsas demostraciones de afecto. Trato de leer entre líneas la “posverdad” hecha noticia y anoto algunas declaraciones que, dentro de un tiempo, van a ser el harakiri de los habladores crónicos (esos torpes amantes del aire radial y la línea fácil de la gráfica); mientras, observo al ciego Jorge  hojear a El Tribuno de Salta sin ningún problema, como si no le importara que los demás se enteraran  que tiene un ojo bueno que todavía le da satisfacciones.

-Siryab, cagatinta  ¿Ya estas escarbando en la bosta?

-Algo así.

-¿Para quién vas a jugar?

-Siempre juego para los mismos.

- Es que siempre es lo mismo…

-No. Ya no es lo mismo. Usted lee un diario de papel y usa el teléfono sólo para hablar pero, sepa, las cosas cambiaron. Ahora las cosas pasan por otro lado y son de otra manera. La gente lee los diarios por internet y usa whatsapp o telegram para comunicarse. Antes, enterarse de lo que hacía la gente era más costoso.  Ahora es más fácil…Black mirror, pegasus… a través de su celular usted le cuenta a todos que es lo que hace, dice y piensa.

-Que capacidad  tan vital y convincente tenés para mostrarte como un pelotudo. Es enternecedor. Me emociono…

-Que capacidad tan poética tiene para romper lanzas y presentar divergencias.

-Mirá chango. Siempre es lo mismo. El mundo es un mercado. No es otra cosa. Hace cinco mil años que es igual. Pero no nos metamos demasiando en el fondo de la historia porque es al pedo. Nos quedemos por acá, cerquita. No importa la forma de la papa ni en el cajón donde se la lleva. Es una papa ahora, lo fue ayer y lo será mañana. Antes era más fácil, por lejos, y más barato, también, saber qué pensaba un funcionario, un dirigente político, el turco del bazar o cualquiera de nosotros.  Leíamos el diario de papel, que dicho sea de paso, era uno y lo leíamos todos. No hacía falta que nos espíen para saber lo que leíamos. Nadie iba a preguntarle al diariero que diario comprábamos. Mirábamos el noticiero de Canal 11 y no había otro. Nadie se asomaba al living de nuestras casas para espiar lo que estábamos mirando. Salvo cuatro o cinco tipos que pensaban de verdad, los demás todos pensaban, decían y hacían lo mismo. Ahora hay más canales y más diarios… pero todos dicen lo mismo… también es al pedo saber que miramos o leemos. Solo hay dos puntos de vista para un solo relato… o sea, estas adentro sí o sí. Ya tenés el boleto picado.

-Pero antes era necesario pinchar un teléfono o mandar a seguir a alguien para obtener información de algún político. Ahora la entregan solos por llevar el celular en el bolsillo.

-Me asombra el increíble esfuerzo que haces para retener la corona de pelotudo campeón de todas las categorías. Siempre los políticos entregaron su data solitos y hasta pagaron para hacerlo. Eso siempre fue igual.

-Explíqueme

-Todos los políticos van a los mismos brujos, a los mismos curas confesores y a los mismos psicólogos a contarle que quieren, a que le tienen miedo y a quien quieren ver muerto… y ni voy a mencionar a las y los amantes. Ahí tenés a la fuente de información más vieja del mundo… gil. Ni pegasus, ni las redes sociales ni nada… un buen asado regado de buen vino o un sartenazo de milonga y todos cantan más y mejor que Los Fronterizos, El Dúo Salteño o Zamba Quipildor.

-Buen punto.

-El mercado necesita que pagues o robes lo que anhelas. Los dos métodos le sirven. Lo importante no es ni el anhelo, ni la compra, ni el robo… lo importante es que no te salgas del orbe y siempre tengas algo en los bolsillos… guita, un chocolate, un celular o la clave del wi fi de un edifico público… Algo que compraste o algo que te puedan robar. Todos se portan igual, hacen lo mismo y quieren lo mismo. Eso de la importancia de la información es un verso. Todos hacen lo mismo… lo mismo multiplicado por un montón.  Ahora, apagá la computadora,  se están enterando que sos el campeón mundial de los boludos… también tenés la opción de conseguir un sponsor y monetizar tu candidez. Vo´ve´.

Te puede interesar