Así fue el ataque que se cobró la vida del hijo de Pochi Chávez

Nacional 22 de octubre de 2018
El asesino se sumó a la víctima y sus amigos luego de permanecer en un boliche. Llegaron a un cumpleaños juntos. Le reprocharon que se drogara delante de niños.
abuso

Desconsolado, todo Quimilí (Santiago del Estero)lloraba la noche del domingo el triste adiós de Franco Chávez, cuya tragedia fue provocada por un joven adicto a las drogas que siguió a la víctima y sus amigos de un boliche a un cumpleaños familiar que en minutos decantó en el escenario de gritos, puñaladas y horror. 

Estudiante terciario y artista, de 38 años, el desgarrador fin de uno de los hijos del humorista "Pochi" Chávez alteró el termómetro emocional de la ciudad, ya que era un hombre muy querido, socialmente comprometido y de un futuro prometedor.

Según la investigación policial, coordinada por el fiscal Ángel Belluomini, de madrugada, Franco, su hermano Esteban (alias "Pitu"), el primo Héctor Zerda ("Pucho") y otros tres amigos convergieron en un boliche.

La noche

Bebieron cervezas, bailaron y encontraron, de casualidad, a un joven al que conocían por amigos de amigos: se trataba de Rubén Alberto Domínguez ("Godinez"), 21, domiciliado en el Bº Las Cooperativas.

Los Chávez pasarían a un cumpleaños, a una cuadra de la casa de "Godinez", alias que recuerda a uno de los personajes del "Chavo del 8".

Ebrio y drogado, el joven se "coló" en el grupo. Así, todos arribaron al hogar de don Abel Ojeda y Eva Salto, en el Bº Las Cooperativas.

"Cumplía 75 años, más el Día de la Madre. Por eso invité a Franco a mi casa. Lo conocía por sus suegros. Me cansé de pedirle que venga a casa y mire lo que pasó", lamentó, quebrado, Ojeda.

"Vete a tu casa"

El anfitrión y su esposa lloran: "al chico se lo veía incómodo, enojado porque el resto le habían recriminado que se drogara frente a niños. Le dije que se fuera a la casa y volviera más tarde a comer", dijo.

"Los muchachos lo corrieron. Se fue y volvió con un cuchillo carnicero. Quise pararlo y me tiró unas chuchilladas. Me atajé como pude. Ahí se pararon Franco y "Pitu", agregó Ojeda.

"Franco quiso largarle una patada y se resbaló y cayó. Aprovechó el chico y lo apuñaló en el abdomen. Se acercó "Pitu" y también recibió una cuchillada en el cuello", acotó.

Alocada huida

Con los Chávez malheridos, "Godinez" huyó. Ingresó a su vivienda y ocultó el cuchillo bajo la heladera.

Y continuó su desenfrenada carrera hacia el monte. Mientras, Franco subió a "Pitu" a su camioneta y lo trasladó al Hospital local.

El griterío de los vecinos atrajo la "retina" policial al Bº Las Cooperativas.

En el nosocomio, hicieron un trasbordo y una ambulancia derivó a "Pitu" hacia el Hospital Regional.

Ironías de la vida, Franco quedó más tranquilo, pero un intenso círculo de sangre nublaba sus sentidos y redireccionaba la preocupación en derredor.

Quizá una incontenible hemorragia interna fue minando su fortaleza, desoída por la víctima, ya que la prioridad era "Pitu".

Con enfermeras y médicos corriendo presurosos, desesperados por estabilizarlo, sobrevino un shock imposible de contener y la vida se le fue de las manos.

Franco murió desangrado, mientras "Pitu" era conducido (por la ruta 89), en un desesperado viaje en pos de ganarle a la pronunciada pérdida de sangre.

Te puede interesar