Conocé la sorprendente historia del guardavida que salvó a un bebé en el Xamena

Sociedad 07 de diciembre de 2018
Se trata de Roberto Coria, de 27 años, quien además de trabajar en el balneario, es campeón nacional de Triatlón. “Me gusta ayudar a la gente en momentos difíciles”, expresó.
triatlón

Roberto Coria tiene 27 años, es campeón nacional de triatlón y viene de ganar el fin de semana pasado en El Bordo. Su vida se divide entre sus dos pasiones: el deporte de alto rendimiento y resguardar la vida de los asistentes al balneario Carlos Xamena.

El pasado  martes le tocó ser protagonista involuntario de un hecho que pudo tener un desenlace fatal. Una familia vivió momentos con ribetes dramáticos dentro de las instalaciones del balneario cuando un niño de casi dos años se atragantó con la comida. Afortunadamente, la rápida y certera intervención del personal le salvó la vida.       

triatlón2

Roberto, en diálogo con InformateSalta, relató cómo fue asistir al bebé de 1 año y 9 meses en el balneario. “Ese día teníamos un día soleado y varias familias se acercaron a hacer asado. En un momento determinado notamos unas ciertas irregularidades y gritos. Me di la vuelta y una madre corría con un bebe en brazos y fui a socorrer con mis compañeros”, explicó.

Siguió comentando lo sucedido. “El bebé estaba atorado. Lo agarramos al nene y lo pusimos en posición cubito dorsal y lo apoyamos en la pierna y le dimos una palmada fuerte en el omóplato. En el primer intento devuelve el pedazo de carne. Esta posición solo se recomienda a niños de hasta 2 años”, aseguró.

Luego de los primeros auxilios el bebé fue revisado por un grupo de enfermeros, que evidenciaron sangre en la boca del nene, porque la madre en su desesperación ingreso su mano y lo había lastimado. “La tráquea de un bebé es similar al tamaño de un dedo y muy delicada, los alimentos deben ser pequeños y no grandes para evitar que se peguen o lastimen esa zona” dijo

Roberto aseguró que nunca vivió una situación parecida porque todos los ahogamientos siempre fueron en el agua. “No estamos acostumbrados, siempre los rescates son dentro del agua”.

Al respecto también confirmó que la gente es muy imprudente y que las familias que asisten no respetan las mínimas normas. “Muchas veces los más pequeños se acerquen a las orillas de la pileta, donde es mayor peligro”, confirmó.

Coria trabaja desde que cumplió la mayoría de edad en el balneario Xamena. “Pasé todos los exámenes y el parte médico de la municipalidad. Hace siete temporadas que trabajo en el balneario”, contó.

A pesar de su trabajo, ya se prepara para nuevos desafíos deportivos.

Te puede interesar