Originario dice que compró el "Cerro de los Siete Colores" en Purmamarca, y ahora todos deben pagar

Nacional 11 de diciembre de 2018
Aunque suene increíble, Edgardo "Memo" Vilte dice haber comprado el Cerro de los Siete Colores y ya procedió a alambrarlo. Quiere construir un anfiteatro propio. Para pasar por el lugar, ahora hay que pagar. Es el máximo atractivo turístico de la provincia de Jujuy.
1544102649400
Foto El Tribuno

La sorpresiva medida  provocó el enojo de los vecinos que mencionaron que el sector ahora se encuentra alambrado y nadie puede pasar. 

El cercado del perímetro del cerro de 7 colores en Purmamarca lo realizó la familia Vilte, una de las más influyentes de la zona. Justificaron la decisión alegando que las tierras colindantes les pertenecen y que van a desarrollar un proyecto “cultural”. En tanto los pobladores de la zona se oponen y señalan que el sector izquierdo y derecho, donde está el acceso al cerro es público.

Llama la atención Edgardo "Memo" Vilte, un originario del lugar que dice ser el dueño, cercó el lugar y las obras siguen avanzando en una de las bellezas naturales más conocidas mundialmente y Patrimonio de la Humanidad. La cuestión es que el acceso al cerro de 7 colores no puede cercarse ya que es dominio público y fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 2003.

"Lo compré legítimamente", dice Vilte en el video, aunque los vecinos de esa localidad siguen sorprendidos ante el avance de alambres y rejas en el lugar.

En dos tramos del mítico cerro de siete colores el paso se encuentra impedido con carteles que expresan “Prohibido la entrada. Propiedad privada”.  Estos circuitos eran, no solo habituales para la gran cantidad de turistas que quedaban admirados ante el paisaje, sino también para los vecinos que solían recorrer estos sitios.

De esta manera, Purmamarca ya no contará con el atractivo de un mirador ubicado al frente del Cerro de los Siete Colores y por donde también se ingresaba al paseo de Los Colorados. 

Que no se toque

La Directora de Patrimonio de la Provincia de Jujuy, Valentina Millón, manifestó que desde el área que dirige solo tienen la potestad de controlar el “impacto ambiental de las obras que se realizan en la Quebrada, debiendo respetar el dominio de las tierras”. “Queremos que el cerro siga siendo un paisaje natural, que quede así como está, forma parte del Patrimonio de la Humanidad, y queremos seguir caminando y disfrutando de estos lugares, al igual que los turistas, queremos que siga siendo público. Porque a Purmamarca, Jujuy y Argentina los conocen por el cerro de siete colores”.

Cobro por el uso

El avasallamiento de la familia Vilte es tal, que ahora para pasar por el lugar, tomarse fotografías o caminar por la zona, se debe pagar. 

Es por ello que vecinos ya anticiparon que realizarán abrazos simbólicos y asambleas en defensa del cerro que forma parte del Patrimonio de la Humanidad.

Te puede interesar