Metanenses crean un grupo de escrache al machismo y llueven las denuncias

Sociedad 13 de diciembre de 2018
En Salta comienzan a difundirse páginas de escraches. Un ejemplo es el grupo “Contra el machismo metaneses” que en pocas horas recolectó duros testimonios de acoso sufridos por jóvenes del interior. Junto al lema “Mirá cómo nos ponemos”, muchas mujeres se animan a denunciar situaciones de acoso y abuso. Duros testimonios.
machismo metan

“Mirá cómo nos ponemos”, “Yo te creo”, “No es no”, “Al macho, escracho”: frases que se escuchan en las calles, que inundan las redes y que acompañan los relatos de cientas de mujeres cansadas de callar situaciones de incomodidad y dolor.

Luego de la denuncia de Actrices Argentinas en contra del actor Juan Darthés, las voces de mujeres que sufrieron situaciones de acoso o abuso se alzaron con más fuerza que nunca. Denunciar casos como éstos suponen un gran valor, que se alimenta del acompañamiento que hacen los colectivos de mujeres y los grupos de contención.

En las últimas horas, y respondiendo al auge de la movida “Mirá cómo nos ponemos”, las denuncias y escraches se trasladaron a las redes, donde se pueden ver diferentes grupos y usuarios que sirven de espacio para relatar situaciones de acoso o abuso. Esto no sólo se reduce a la provincia de Salta, sino que diferentes lugares de Argentina viven de igual manera el reclamo de las mujeres. Como un efecto dominó, la denuncia de Thelma Fardín impulsó nuevas denuncias. De hecho, el reclamo realizado por Actrices Argentinas, también surge como secuela de la ola mundial #MeToo, un movimiento iniciado de forma viral como hashtag en las redes sociales, para denunciar agresión sexual contra el productor de cine estadounidense Harvey Weinstein. 

Voces contra el machismo en Salta

En nuestra provincia, comienzan a circular diferentes grupos de Facebook, o espacios de Instagram, donde se invita a las mujeres a denunciar situaciones de violencia sexual, acoso, abuso y grooming.

Algunos de los grupos de Facebook ya vigentes, como “Empieza el Matriarcado” y “Degenerados de Salta” son receptores de denuncias de mujeres de todas las edades. Las mismas van desde situaciones de acoso callejero, hasta abusos con acceso carnal. Capturas de pantalla, conversaciones comprometedoras, fotos de denuncias son algunos de los posteos que puede verse en estos grupos. En casos más osados, se publican fotos y datos concretos sobre los supuestos abusadores o acosadores. A su vez, se muestra interés creciente en crear más grupos de este tipo. 

“Contra el machismo metanese” 

“Si sufriste acoso o cualquier tipo de violencia, mandá tu mensajenos cuidemos entre todas, somos compañeras en esto. No te vamos a exponer, si necesitas que tapemos tu nombre lo vamos a hacer. Solo vamos a escrachar a los hombres. Sabemos bien entre todas quiénes son, empecemos a animarnos, no estamos solas”: esa es la carta de presentación del grupo recientemente creado por jóvenes metaneses.

Es sabido que hay situaciones que se profundizan en el interior de la provincia. Cansadas de estas situaciones, mujeres de Metán crearon una cuenta en Instagram donde se decantan las denuncias y escraches a hombres que incurrieron en situaciones de violencia sexual.

Como orientación, la página indica: “Con acoso y violencia nos referimos a cosas como: Haber sido tocada sin consentimiento / Haber sido golpeada / Haber sido amenazada / Que hayan difundido cosas íntimas sin tu consentimiento / Que te hayan señalado como p*** por no c***”.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de contra el machismo metanense (@contraelmachismometanense) el

A partir de la creación de esta cuenta, que apenas lleva 12 horas de funcionamiento, abundaron las historias de jóvenes del interior provincial que sufrieron situaciones de violencia sexual. Estos casos no hacen distinción de edad y muchas veces apuntan a personas del mismo núcleo familiar. Más allá de los relatos en primera persona, hay jóvenes que enviaron chats donde quedan exhibidos aquellos hombres que buscan tener contacto con ellas.

Riesgos y bondades del escrache

El escenario digital se convirtió en una herramienta usada por la gente exponer situaciones particulares. “El escrache propone una redistribución del miedo”, dicen algunas voces y es cierto: mientras históricamente las mujeres fueron víctimas de situaciones de bajeza y acoso, el escrache ahora propone una nueva cartografía del miedo, donde los hombres sienten temor de ser delatados por sus víctimas. Sin embargo ¿es acaso el escrache un arma de doble filo? ¿qué lugar ocupan las pruebas de tales acusaciones?

Retomando las declaraciones de la abogada María Noel Severo en el diario El Ciudadano, de Santa Fe, no es lo mismo el escrache para visibilizar el hecho, que tomar medidas judiciales al respecto. La abogada destacó las dificultades que pueden significar la difusión de la información. “Si luego de los escraches en redes no se realiza la denuncia o no se comprueba lo expresado en una causa judicial, si ese contenido puede dañar el buen nombre de una persona, la misma también podría sentirse injuriada o calumniada, figuras que constituyen delitos. Hay que contemplar todo esto, al margen de que una vez radicada la denuncia hay que tener ciertos cuidados cuando hablamos, como usar los verbos en potencial. Porque hasta que no haya sentencia condenatoria las personas están amparadas por el principio de inocencia que es un principio constitucional que tiene la misma magnitud que todos los derechos que amparan a las víctimas pertenezcan al colectivo que pertenezcan”.

Te puede interesar