La empleada municipal fanática de Gustavo Sáenz ahora se tatuó su rostro

Sociedad 06 de febrero de 2019
Nancy Museda, trabajadora del CCM, que montó un santuario en honor al intendente capitalino decidió ir más allá y llevarlo en su piel para siempre. Tiempo atrás perdió a un hijo en un siniestro vial y se sintió siempre acompañada por él.
Nancy Museda

Los argentinos somos por naturaleza muy fanáticos, solemos colocar en un pedestal deportes, jugadores, cantantes, actores pero Nancy Museda, empleada del Centro Cívico Municipal, elige idolatrar a su jefe, el intendente Gustavo Sáenz, y ahora no solo en el santuario que montó en su lugar de trabajo sino en su piel para siempre. Anoche decidió tatuarse su rostro en la espalda.

En diálogo con InformateSalta la mujer, que desempeña tareas desde hace 4 años en la Agencia de Recaudación y en el área de Desarrollo Social, contó que es una apasionada de su trabajo y ver a Gustavo Sáenz la inspira a trabajar por la gente.

Para mí es un gran ejemplo, como persona excepcional, vos lo ves todos los días, a la hora que sea está al lado de la gente y eso no lo vi a ningún político, igual sus funcionarios. Yo siempre lo que pido para la gente,  ellos siempre están al lado mío. No hay un funcionario que yo le pida algo y me diga que no se puede. Simplemente soy una fanática de las acciones que lleva adelante,” dijo.

En este sentido, recordó un episodio muy doloroso de su vida en el que el jefe comunal no le soltó la mano ni un segundo.  “Hace siete meses perdí a mi hijo en un accidente de tránsito, desde el primer momento en que yo recibí la llamada, lo llamé a Gustavo y estuvo conmigo desde el primer momento hasta el último. Eternamente agradecida con él y con todo su equipo. A mí perder a un hijo me dejó muerta en vida y gracias a él y a su equipo yo estoy de pie, porque no tenía ganas de vivir, ni de seguir trabajando y ellos estuvieron al lado mío,” expresó.

Su fanatismo la llevo a que anoche pasara 8 horas y media sintiendo las agujas en su espalda que les dejarían grabada con tinta, y en un tamaño de 15 centímetros, la cara de su tan amado Gustavo Sáenz.

“El 2 de mayo es mi cumpleaños y justo bajaba a saludar a la gente y yo le dije que era mi cumpleaños, me felicitó, fue a ver el santuario y me dijo que estaba loca y yo le dije que era mi ídolo,” indicó.

Finalmente, y ante los comentarios negativos de nuestros lectores en la publicación de la pan page de Facebook, Nancy respondió que hace oídos sordos a sus palabras ya que sabe perfectamente que clase de persona es.  

“Soy contratada, mi sueldo es de 7500 pesos, y que hablen lo que quieran, soy una persona que entró a las 6:30 de la mañana y estoy hasta las 20, 20:30 atendiendo y tratando de dar soluciones. La Agencia de Recaudaciones quiere que el contribuyente se vaya conforme.  Todo el mundo sabe que vivo acá en la muni. Y si no estoy acá estoy en los barrios,” concluyó.

Te puede interesar