Muerte en B° Santa Ana: “Mi hijo no era un ladrón, quiero que me digan quién lo mató”

Justicia 11 de febrero de 2019
Familiares de Jorge Farfán denunciaron que el chico tenía 8000 pesos en una riñonera, además de otras pertenencias. Denuncian que la Policía no cumplió con los protocolos.
Padre de Farfán
Padre de Jorge Farfán.

La muerte de un joven en la ampliación del barrio Santa Ana, que fue acusado de robo, despertó numerosas sospechas por la falta de información y las inconsistencias respecto a lo ocurrido la madrugada del viernes, en la sala de velatorios Pieve, su padre pidió justicia y aseguró que el chico no es un ladrón.

“Mi hijo no tiene antecedentes de ningún tipo, trabajaba, estaba construyendo su casa en un terreno en San Luis, no es un ladrón quiero que el jefe de Policía me explique lo que sucedió. El protocolo aplicado falló, si detienen a una persona herida tienen que llevarla al hospital, a mi hijo lo metieron en una comisaría y lo sacaron muerto”, dijo su padre por DNI.

Su familia asegura que Jorge Farfán fue asaltado, “tenía una billetera con 8000 pesos que yo le di, estábamos comprando materiales, su documento, el celular y me lo entregaron en la morgue en calzoncillos, dónde están sus pertenencias, a mi hijo lo asaltaron él estaba escapando”, dijeron.

santa ana2
La casa donde encontraron a Jorge.


Con muchas dudas denunciaron que tenía el rostro desfigurado de los golpes recibidos y las muñecas marcadas producto de las esposas. Gonzalo, su tío, dijo haber sido personal policial y detectó “irregularidades en el protocolo, cómo lo van a llevar a la comisaría si estaba herido, salen diciendo que había entrado a robar a otras casas pero mi sobrino estaba prácticamente desnudo, testigos nos dijeron que los policías lo golpearon en la caja de la camioneta, lo metieron en la comisaría y aún reducido lo golpearon hasta que comenzó a convulsionar”, relató.

Su esposa, llorando, dijo que comenzó a buscarlo a primera hora del viernes, que fue al hospital San Bernardo y a las comisarías pero nadie le informó nada. Pasadas las 14 los llamaron para realizar el reconocimiento en la morgue del Cuerpo de Investigadores Fiscales.

“Queremos que nos den explicaciones, que nos digan dónde están las pertenencias de mi hijo, que me muestren sus antecedentes. Él era un chico normal, trabajaba tenía una vida normal y algo le pasó ese día y nadie me lo dice, exigimos justicia”, finalizó su padre.


 

Te puede interesar