Hallaron el cuerpo de una mujer calcinado dentro de un auto

Nacional 12 de febrero de 2019
Los pesquisas que investigan el hecho ocurrido este martes en Mendoza estudian el auto de la víctima, que es oriundo de Salta. Cómo se inició la investigación. Todo apunta a que se trata de una mujer que fue asesinada.
_MG_1103

Fue una joven conductora la que notó que salía humo entre los cañaverales de calle Miraso, en el distrito Colonia Bombal, en Maipú, unos 500 metros hacia el norte de la ruta 7. Lo primero que hizo fue llamar al 911 para alertar a la policía. Eran las 15 de este martes.

A los pocos minutos, llegaron los Bomberos Voluntarios de Maipú y apagaron las llamas. El que ardía era un auto, un Ford Fiesta blanco “modelo viejo”, describieron los testigos. Grande fue la sorpresa de los bomberos cuando descubrieron que en el asiento trasero, recostado, había un cuerpo quemado.

Al principio dudaron y creyeron que podría tratarse de algún tipo de animal. Sin embargo, lo descartaron cuando confirmaron que era humano. La escena se llenó de investigadores y, horas después, prima facie, señalaron que podría tratarse de una mujer y que investigaban un posible femicidio.

El caso comenzó a ser instruido por el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, quien se hizo presente en la escena para liderar las actuaciones. Policía Científica trabajó sobre el terreno en busca de pruebas.

En los primeros momentos, la causa se tornó complicada debido a que no será una tarea fácil identificar a la víctima. El fuego generó tanto dañó en el cadáver que transformó en cenizas todas las extremidades. “Le faltaban los brazos y las piernas. Todo lo demás está en muy mal estado y hace difícil su identificación”, describió una alta fuente del caso.

Debido a esto, fueron directamente a la prueba que podría encaminar el expediente: el auto. Los investigadores que trabajan en casos de Automotores sostuvieron que, por el número de motor, se trata de un vehículo radicado en la provincia de Salta.

Por eso iban a buscar toda la prueba necesaria para saber si la víctima era propietaria del mismo. “Más allá de eso, si no lo era, quizás nos pueda llevar al autor del hecho”, explicaron los detectives.

Dos hipótesis están en la mente de los pesquisas de Homicidios y podrían inclinar la instrucción hacia un femicidio: una, que la víctima fue ultimada en otro lado, llevada sin vida hasta el lugar, y que el matador prendió fuego el Fiesta “modelo 99 o 2000” para borrar todo tipo de pruebas que lo incriminaran.

La otra, que se produjo algún tipo de discusión in situ que terminó trágicamente en la zona, situada hacia el oeste de calle Serpa. Pirrello, a los pocos minutos de arribar al teatro del hecho, solicitó que le enviaran un informe sobre las cámaras de seguridad de la zona.

Si bien en la calle Miraso, que es de tierra, no hay ningún aparato de este tipo, buscaban las aledañas al cruce de Serpa con la ruta 7 para intentar dar con los últimos movimientos del rodado.

El fiscal iba esperar el resultado de los peritajes sobre el vehículo y otras declaraciones para avanzar en este hecho, que, desde primer momento, evidenció complejidad.

Te puede interesar