Mató al marido a cuchilladas cuando violaba a su hija

Nacional 09 de marzo de 2019
El sangriento episodio ocurrió en la localidad bonaerense de José C. Paz. La señora, harta de los abusos y los malos tratos, asesinó al esposo con un elemento de cocina. En el barrio denunciaron que el muerto vivía acosando a las mujeres del lugar.
_MG_1103

Un hombre de 46 años fue asesinado a cuchilladas por su propia esposa, que lo sorprendió mientras abusaba sexualmente de su hija menor de edad, en un cruento episodio ocurrido en la localidad bonaerense de José C. Paz.

De acuerdo a lo que pudo averiguar Crónica, el suceso ocurrió en horas de la mañana de este sábado en una vivienda familiar situada en la calle 18 de Octubre 889, esquina Polonia, del barrio Santa Paula, del mencionado distrito del noroeste del Gran Buenos Aires.

En esas circunstancias, una mujer de 38 años identificada como Paola Córdoba, halló a su esposo Alberto Elio Naiaretti, de 46, forzando a una de sus hijas a tener relaciones sexuales. La escena, dramática e indignante: la nena, de edad escolar, a los gritos y el individuo sujetándola de los brazos para violarla.

 Fue allí cuando Paola, presa de un ataque de nervios y harta de los malos tratos y abusos constantes a los que sometía Alberto a ella y a sus descendientes, fue hasta la cocina, tomó un cuchillo y apuñaló a su marido en el pecho, abdomen y espalda.

El hecho fue presenciado por otra de las hijas de la pareja, llamada Paula, de 18 años, quien junto con su madre, fueron demoradas en la comisaría José C. Paz 1a., por orden de la UFI 23, que interviene en el expediente judicial, caratulado "homicidio".

 Los vecinos del barrio contaron a Crónica TV que Naiaretti "era conocido como El Gitano, vivía acosando a las mujeres del lugar. Además, es un conocido estafador. El tipo era de lo peor y todos sabíamos que trataba mal a su familia".

Gisela, comentó a este diario que "a mí una vez me persiguió durante 6 cuadras diciéndome todo tipo de obscenidades. Estaba acostumbrado a decir cualquier cosa con total impunidad".

 Naiaretti tenía un kiosco polirrubro en la esquina de su casa (pintada de verde) y hace algunos años, regenteaba un lavadero de autos, en su propia vivienda. La familia vivía arriba de estos comercios, como se observa en la fotografía. La pareja tenía dos hijas y un nene de 4 años.

Te puede interesar