Nena murió asfixiada por el calor encerrada en un patrullero

Medios 19 de marzo de 2019
1477481892_534613_1477482519_noticia_normal

La ex policía de Long Beach, Cassie Barker, admitió con lágrimas que estaba teniendo relaciones sexuales con su supervisor, mientras que su hija de 3 años se estaba muriendo por la exposición al calor en su patrullero.

"No sé qué podría hacer para ti, que podría ser peor que lo que ya has experimentado ... Siempre estarás encerrada en una prisión de tu propia mente", le dijo el juez, que pidió más tiempo para considerar la sentencia. La fiscalía pidió 20 años.

Cheyenne Hyer murió el 30 de septiembre de 2016, después de que su madre la dejara atada a un asiento de seguridad durante cuatro horas mientras estaba con su entonces supervisor, Clark Ladner, en su casa. 

El auto estaba funcionando con el aire acondicionado encendido, pero no soplaba aire frío.

Según reporta el Sun Herald, cuando Barker regresó al auto, Cheyenne ya no respondía. El índice de calor de ese día llegó a más de 38 grados. Cuando se encontró a Cheyenne, las autoridades dijeron que la temperatura de su cuerpo era de 41 grados.

Barker dijo que había ido a la casa de su supervisor después de que los dos salieron del trabajo, que tuvieron relaciones sexuales y que finalmente se quedaron dormidos.

El padre de Cheyenne, Ryan Hyer, no puede salir del dolor y la indignación. "Cada vez que cierro los ojos, me imagino su sufrimiento y luego la imagino acostada en este ataúd", dijo. "Todavía la veo sonreír y reír en mi cabeza y asumiría que la sonrisa y la risa se convirtieron en dolor y sufrimiento en ese caso. Es una imagen que no quiero tener, pero es una imagen de la que no puedo deshacerme ".

No era la primera vez que Barker dejaba a su hija sin supervisión en un auto. En una ocasión anterior, dejó a Cheyenne mientras hacía compras. Un transeúnte vio a la nena encerrada y llamó a la policía.

Hyer presentó una demanda contra el Departamento de Policía de Long Beach y los Servicios de Protección Infantil de Mississippi por la muerte injusta de su hija. Dijo que nadie le informó la primera vez que encontraron a su hija sola en un automóvil.

"Como madre, se supone que debes proteger a tu hijo, y Cheyenne se fue porque su madre no la protegió, no una sino dos veces", dijo Hyer. "Que Dios tenga piedad de su alma".

Después de la muerte de la nena, el entonces jefe de policía de Long Beach, Wayne McDowell, despidió a Barker y Ladner. La ex policía permaneció en libertad bajo fianza y fue detenida después de declararse culpable el lunes.

Te puede interesar