Cincuenta años de amor y un regalo que dio origen a ‘Arlene’, el vino ícono de Piattelli

Sociedad 22 de marzo de 2019
Al cumplir las bodas de oro con su esposa, Jon Malinski, dueño de la bodega, decidió prepararle una sorpresa y obsequiarle durante su cena de aniversario la primera botella del vino que lleva su nombre.
Arlene

Una historia de amor como la de las películas une a Jon Malinski y su esposa Arlene, dueños de la bodega Piattelli. De visita en el lugar, y mientras InformateSalta participaba de las actividades que prepararon para la vendimia para este año, conocimos como nació ‘Arlene’, su vino ícono.

Unos años antes de cumplir las bodas de oro, los 50 años junto a su mujer, el hombre empezó a idear un regalo muy especial. Las rosas amarillas que siempre le regalaba para su aniversario, dieron el puntapié inicial en esta tarea. Sabía que el packaging del vino, que por ese momento solo existía en su cabeza, tenía que contenerlas. Para volverlo una realidad, se reunió con todo el departamento creativo en Buenos Aires.

Arlene 3

El proyecto le llevó cuatro años, el tiempo necesario para crear un vino que luego se convertiría en el vino más representativo de su bodega. Seleccionó cuidadosamente una etiqueta especial y destinó las mejores uvas. Durante ese tiempo Arlene notó movimientos un tanto extraños durante las visitas a Cafayate, pero nunca se imaginó lo que sería.

Cuando llegó el gran día, la llevó hasta la bodega él le regala el vino y al regresar al hotel para su cena aniversario, los esperaba un camino lleno de pétalos de rosas amarillas que los llevaba hasta la mesa donde estaba la botella.

Arlene4

Hoy en día, Arlene y Jon se llevan 53 años juntos y su secreto es bastante sencillo: saber escucharse, pedir perdón cuando alguno de los dos comete un error y saber sobreponerse ante las dificultades que se le puedan presentar en el camino.

Ellos, mientras esperaban en el aeropuerto para volver a Minnesota, su lugar de origen, vieron un folleto y se enteraron de la existencia de Cafayate, donde funciona una de sus bodegas en Argentina, sin titubear cambiaron de destino y se enamoraron inmediatamente de la belleza de sus paisajes y de su gente.

Arlene 2

“Descubrieron el lugar y se enamoraron, ellos siempre dicen que este es su lugar en el mundo, si tuvieran a la familia, se vendrían a vivir. Les encantó la gente, la cultura, les encanta nuestra forma de ser y más todavía el norteño, que es muy de la religión, de la familia, de compartir la mesa, del vino, todas esas cosas los fueron enamorando de Cafayate y les tomó un par de meses decidir que en Cafayate querían comprar tierras y hacer su bodega,” contó Jimena Gianola, gerente de Hospitalidad de Piattelli.

En el 2007 sacaron la primera foto, plantaron un palo largo con una banderita y aseguraron que en 3 años iban a tener una bodega, lo que finalmente sucedió tras un arduo trabajo.

Te puede interesar