"Parrillera sexy" ofrece preparar el asado a los muchachos

Medios 04 de abril de 2019
Vero Riquelme usa como uniforme una sensual lencería y asegura ser una experta en la parrilla.
1477481892_534613_1477482519_noticia_normal

¡Llegó el asado sexy! La modelo Vero Riquelme anunció oficialmente que se convirtió en la primera “Parrillera Sexy” de nuestro país, que luciendo como uniforme una sensual lencería prepara los mejores y jugosos asados a los muchachos que la contratan.
“El asado sexy consiste en que yo me encargo de hacer el asado, llevo mis condimentos, utensilios de trabajo, preparo el fuego, lo voy preparando de a poco y luego le sirvo bien sabroso. Mi uniforme es un chalequito y lencería, los que me contratan me ven, les gusta como trabajo y aparte de lo rico que sale mi asado. En varias ocasiones ya fui contratada tanto por hombres y mujeres, es algo novedoso y no me da vergüenza”, apuntó.

Dice que es experta
La parrillera afirma que la cocina es lo suyo y que encontró la manera perfecta para demostrar lo que sabe hacer. “Me gusta cocinar, experimentar sabores, colores, todo, la cocina es un arte”, expresó. Vero señaló que cobra G. 500.000 por sus servicios de parrillera y los interesados deben comunicarse con ella a través de sus redes sociales para hablar sobre los cortes de carne y otros detalles.

Riquelme destacó que los varones se quedan con la boca abierta tanto por su sensualidad y por su talento en la parrilla. Pero que nunca se propasaron con ella cuando fue a sus eventos luciendo un bikini. Indicó que por las dudas tiene un asistente que la cuida. “Fui a varios cumpleaños, encuentros de amigos, amigas, etc. Siempre hacen bromas, pero nadie me faltó el respeto, a veces quiero, pero no se puede”, dijo entre risas la parrillera.

Criticada
Vero destacó que cada vez cuesta más a las chicas ganarse el pan de cada de día en el modelaje y por ese motivo se le prendió la lamparita y decidió sacarle el jugo a su belleza y a sus estudios gastronómicos. Indicó que como parrillera sexy debe enfrentar las bajadas de caña de las mujeres. “Decían que no podía hacer eso, siempre digo que para eso estudié y como el modelaje no te da de comer tengo que ingeniarme”, agregó.

Te puede interesar