¿Por qué son importantes los estudios oftalmológicos en los colegios?

Salud 15 de abril de 2019
La especialista Adriana Williams explicó las razones en referencia a una iniciativa de la concejal Romina Arroyo que propone incorporarlos en los formularios del certificado de salud para el ingreso escolar. “Un chico que no ve bien es un alumno que no aprende bien”, dijo.
ojos3

La semana pasada, la concejal Romina Arroyo presentó un Proyecto de Declaración que recibió sanción en la última Sesión Ordinaria. El texto de la iniciativa expresa que vería con agrado que el Poder Ejecutivo Provincial, a través de los Ministerios de Educación, Ciencia y Tecnología y de Salud Pública, incorpore en los formularios del certificado de salud para el ingreso escolar (Resoluciones provinciales N°s 1647/08 y 1521/08), estudios oftalmológicos. Agregándose además durante el tratamiento de la propuesta los referidos a otorrinolaringología.

ojos

InformateSalta dialogó con una especialista, con la oftalmóloga Adriana Williams, quien nos explicó la importancia de que se realicen los estudios oftalmológicos todos los años. “La mejor medicina es la prevención para no llegar a un déficit visual y un retraso escolar. Durante el proceso de lectura, en el aprendizaje, el niño utiliza el sistema visual para transportar esa información al cerebro. Es importante que el niño vea bien para obtener un significado preciso de lo que lee”, dijo.

Williams  indicó que el primer control se debe hacer durante los primeros seis meses de vida, luego a los dos años y a partir de ahí, uno por año. El desarrollo y la plasticidad ocular se desarrollan hasta los 15 años, los cambios no se producen sólo cuando el niño es pequeño, se siguen produciendo modificaciones durante la adolescencia.

ojos2

“Nosotros combatimos la ambliopía, un déficit visual sin una causa orgánica que la justifique. Es una disminución en la capacidad visual sin una causa orgánica o malformación, si uno no va a los controles es muy difícil detectarla. Está presente en el 5% de la población, afectando principalmente a los niños. Si un niño, a los tres años tiene una visión normal, no significa que va a ser así el resto de la vida. Hay que tener en cuenta el antecedente de los padres”, manifestó.

La profesional insistió en que, si existe una interrupción en el desarrollo visual, se produce un daño irreversible. Si un niño ve mal de un ojo y no se lo detectó a tiempo, ese ojo va a tener un déficit visual que no va a recuperar nunca. El cerebro recibe una imagen nítida y otra que no lo es, el cerebro capta la imagen nítida y a ese ojo le envía un buen estímulo para que ese ojo se desarrolle y al otro no. Esto se puede corregir con tratamientos, se utilizan parches que se colocan en el ojo bueno para que, por medio de ejercicios,  el otro ojo se vaya recuperando.

parches

“En oftalmología pediátrica hay distintos síntomas y signos de alarma que los padres y docentes pueden detectar. Cuando un chico no copia la tarea o hay un bajo rendimiento escolar, una hiperactividad durante la clase, visión borrosa, inversión de las letras, evitan la lectura, se distraen al leer, omiten palabras”, explicó.

Con respecto al uso frecuente de celulares y tabletas,  Williams  sostuvo que aumentan las probabilidades de tener miopía en los chicos. Lo ideal es reducir el tiempo de uso de las tecnologías y estar atentos a la distancia entre el dispositivo y los ojos, una distancia de lectura de 40 cm de distancia. Esto también produce lo que se conoce como ojo seco, que antes se daba sólo en los adultos. Hoy con tantos dispositivos el niño fija la mirada durante un tiempo más prolongado, sin parpadear la frecuencia normal. Un ojo que no está bien lubricado es un ojo que ve borroso y se lastima.

“Me parece sumamente necesario que los estudios se hagan antes de ingresar al colegio. Un chico que no ve bien es un alumno que no aprende bien. Es imprescindible, la iniciativa de los concejales es bárbara. Muchas veces los padres confían en que los hijos ven bien. Sucede que a un chico al que no le mostraron que puede ver mejor, se acostumbra a ver mal y no conoce otra posibilidad. No tienen la capacidad de reconocerlo y decirles a los padres que ven mal. Las autoridades deben tomar conciencia de la importancia de esto para un buen rendimiento escolar”, finalizó la oftalmóloga.

Te puede interesar