Entró a robar un casino, asustó a la cajera y se arrepintió

Sociedad 03 de mayo de 2019
Pasó el 1° de Mayo en la ciudad de Salta. Un hombre ingresó con un arma “hechiza” al salón de juegos, pero luego que una cajera se desmayara del susto, lamentó lo que hizo y pidió a un guardia que lo entregaran a la policía. “Estoy apenado”, señaló.
casino-salta-9-98-1372415718
Foto a modo ilustrativo.

Un caso que va a despertar todo tipo de opiniones: un hombre ingresó a un casino ubicado en el microcentro salteño pero, luego de que asustara a una empleada del lugar, se arrepintió de su accionar y pidió que lo entregaran a la policía.

El caso se dio a conocer por Radio Vos, donde el protagonista de este hecho habló personalmente para contar lo ocurrido, el pasado 1° de mayo cerca de las 18 horas, en un casino ubicado en calle Ituzaingó de la ciudad de Salta.

“Soy un trabajador, que ahora está sin trabajo producto de la misma situación social que todos conocemos, llego a esta situación desde el hartazgo de tocar puertas, de decir que también tengo necesidades y no las puedo palear”, expresó este hombre.

Según relató por la señal radial, éste sujeto que no comunicó su nombre accedió al salón de juegos de azar vestido como miembro de un grupo comando de la policía y portando un arma “hechiza”. Se dirigió al cajero del casino donde una empleada estaba atendiendo quien, cuando vio al falso oficial, se asustó y se desmayó.

amenaza casino

“Como dice el cuento de Borges, yo en la mirada de esa chica vi toda mi vida y el universo, no le pude hacer daño a otro ser humano que siento como yo solo porque necesitaba dinero”, expresó el arrepentido quien agregó: “Vi en los ojos de la chica el sufrimiento de mi mamá, de mi hermana, no pude tomar el dinero”.

Tras esta situación, llamó a un guardia de seguridad, dejó el arma en el piso y pidió que llamaran a la policía para que se lo llevaran. Estuvo tres horas detenido, según la información compartida por la emisora.

“Hoy me siento un poco confundido, aturdido y también aliviado de toda esta situación dentro de los parámetros de la normalidad (…),no soy un loco, un anormal, fui llevado por una necesidad (…), no sé si estoy arrepentido, estoy apenado desde el dolor”, concluyó.

Te puede interesar