Abuela usó velas porque no podía pagar la luz: se le quemó toda la casa

Nacional 04 de mayo de 2019
A Dora Ruarte,en San Juan, la pensión de ama de casa no le alcanza. Por eso tiene que salir a trabajar como empleada doméstica, a pesar de sus 71 años, a pesar de problemas de asma, a pesar de esa trombosis que la complica en su pierna izquierda.
23547_resa

Tan crítica es la situación de la anciana, que días atrás se quedó sin electricidad porque no le alcanzó para pagar las boletas y tuvo que recurrir a las velas para poder alumbrarse. Pero esa miserable alternativa le generó otro problema, mucho más grave: el Día del Trabajador Dora tuvo que volver a salir a ganarse al pan de cada día y partió a lo de un vecino, temprano.

Pero a las 11.30 otro de sus vecinos llegó a la carrera para avisarle que su precaria casa de adobes estaba en llamas. Y no hubo caso, en pocos minutos el incendio consumió todo y destruyó también esa modesta vivienda con techo de palos y cañas.

Ayer, Dora recorría una y otra vez las paredes de adobes teñidas de negro, quemadas, los esqueletos de los palos del techo, sus muebles y todas sus cosas convertidos en escombros. Parecía buscar una explicación, parecía no creer que ya nada quedara de su casa, su humilde hogar en los últimos 42 años.


El siniestro sucedió en la vivienda que Dora Ruarte habitaba en la calle Nacif Weis al Oeste de Alfonsina Storni, en la zona conocida como San Ceferino, en el departamento San Martín.

Según la Policía, todo indica que una de las velas fue la causa del desastre. Pero Dora parecía no dar tanto crédito a esa teoría, pues dijo que estaba convencida de haberlas apagado: "Me levanté, prendí unas velas y antes de irme a trabajar las apagué y las llevé al comedor", dijo ayer.
Viuda desde hace 7 años, Dora había quedado sola en la casa porque su única hija, Andrea Albarracín (30), se había mudado a Caucete con su esposo y sus tres hijos en noviembre pasado.

Te puede interesar