Pirotecnia: los damnificados no son sólo animales

Sociedad 18/08/2015
Mientras todos piensan en los malestares que ocasiona el uso de pirotecnia en los animales, Luis González relata la difícil situación que vive con su hijo. El niño es autista y sufre con cada bomba.

El uso de la pirotecnia continúa generando controversia. Desde hace varios años, y fundamentalmente con las fiestas de fin de año, puede verse gran cantidad de animales heridos o perdidos a causa de las bombas de estruendo. Desde diferentes sectores de la sociedad se buscó concientizar acerca del uso de pirotecnia, sin embargo los avances son muy pocos.

En tanto, Luis González, Presidente de la Asociación TGD de padres, TEA Salta, ofrece otra perspectiva que muchas veces no se tiene en cuenta. Además de los daños que ocasiona en los animales, la pirotecnia afecta a niños, abuelos y enfermos.

Luis es padre de Joao, un niño que padece Síndrome de Asperger y trastorno autista. Así como lo explica Luis, su hijo tiene un trastorno neurobiológico que afecta su desarrollo, que además se manifiesta con hipersensibilidad a olores y ruidos. “Como papás padecemos esta situación. Cuando explota una bomba de estruendos mi hijo se tira al piso, se revuelca desesperado, se tapa las orejitas y me pregunta qué le pasa a sus oídos. Para mi es horrible no poder manejar la situación”, explicó González en Radio Vos. Sus declaraciones se vieron movilizadas debido a los festejos de la Virgen de Urkupiña. Su hijo sufrió episodios de crisis debido a los festejos que se llevan adelante por esta advocación mariana. El panorama no es alentador si pensamos que estamos en una época del año donde la sucesión de estruendos se prolonga aproximadamente hasta las festividades de fin de año. Este sentimiento es compartido por Luis, quien explicó que “comienza agosto y comienza la tortura porque no termina hasta fin de año. Uno aprende a anticiparse, a los partidos de futbol por ejemplo. Cuando hay un partido, hago que Joao duerma temprano o programamos una salida, pero no puedo estar siempre anticipándome, es una cuestión de respeto. Desde agosto a noviembre no se puede ni convivir. Como sociedad tenemos que aprender a convivir y respetar al otro”.

A su vez, Lucas Iñigo, Presidente de PAS (Protectora de Animales Salta), se solidarizó con esta situación recordando la incansable lucha que llevan adelante para que se prohíba el uso de pirotecnia. Según el proteccionista, se debería avanzar en acciones legislativas sobre las tres grandes empresas que venden fuegos artificiales en Salta.

Fuente: Radio Vos 90,1 MHZ

Te puede interesar