Cristina reclamó a la oposición que "reconozca las victorias del FPV"

Gobierno 27/08/2015
Lo hizo en la conmemoración del 161º de la creación de la Bolsa de Comercio, en la que, a partir de los casos de Brasil y Rusia, rechazó la ofensiva devaluacionista contra el peso.

Cristina Fernández hizo ayer una lectura del escenario económico que le dejará a la gestión que asumirá en diciembre de este año, negó que vaya a haber una devaluación del peso y, en clave más política que financiera, criticó a la oposición por su actuación ante los comicios en Tucumán. Estas son las principales definiciones que dejó la presidenta en su paso por la conmemoración del 161º aniversario de la creación de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

La jefa de Estado les pidió a los líderes de Progresistas, Cambiemos y UNA que reconozcan y acepten los triunfos del FPV. "Cuando las urnas no dan los resultados que quieren -dijo Cristina-, el consenso y el diálogo se les va al demonio".

Ayer y juntos, esos partidos opositores, que junto a otras fuerzas se aliaron contra el kirchnerismo tucumano, escenificaron un pedido al gobierno nacional para que en octubre no se repita el "escándalo" en esa provincia (ver página 7).

Horas después de la conferencia de prensa convocada por el radical José Cano, quien perdió ante Jorge Manzur en la pelea por la gobernación, Cristina eligió responderles sin grises a Mauricio Macri, Sergio Massa, Ernesto Sanz y Margarita Stolbizer, escoltas del postulante durante el contacto con los medios.
"Pedimos nada más que reconozcan nuestros triunfos. Porque esa es la verdadera democracia", enfatizó la presidenta.

En esa misma línea, cuestionó el estilo con el que se manifestaron los dirigentes de la oposición nacional ante el triunfo de Manzur. E, irónica, retomó la crítica que muchas veces le hacen a su gestión por los "modos" y las "formas". "Tanto escuchar modales y verlos tan desaforados, veo que era todo una postura. Yo tengo muchos más modales y soy mucho más educada porque siempre he reconocido todo", resaltó Cristina, quien ayer retomó la actividad pública luego de que el domingo su hija Florencia la hiciera abuela por segunda vez. De todos modos, evitó referirse a ese tema familiar en ese escenario.
La presidenta comparó la forma en que el espacio que lidera procesa las derrotas, a la luz de la actitud de los partidos de la oposición. "Si quieren estilo para perder, reconocer la derrota, tengo el ejemplo de un presidente que levantó a este país de las ruinas y que en 2009, cuando perdió las elecciones (NdR: fue vencido por el empresario Francisco De Narváez), salió a reconocer la derrota", aseguró en alusión a la caída del ex presidente Néstor Kirchner en las elecciones de medio término de 2009, en las que se presentó como candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires.

Durante el acto -que abrió con un discurso el titular de la Bolsa, Adelmo Gabbi (ver aparte)- la mandataria estuvo acompañada por el jefe de Gabinete y candidato a suceder a Daniel Scioli en la gobernación bonaerense, Aníbal Fernández; el ministro de Economía, Axel Kicillof, que peleará en octubre por una banca en Diputados; la ministra de Industria, Débora Giorgi; el candidato presidencial del FPV, Daniel Scioli; y por el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli.

En otra parte de su discurso, y en contexto político signado por su sucesión tras dos mandatos consecutivos, Cristina insistió con la importancia de no ceder a las presiones a la hora de gobernar. "Hay que saber cuáles son las demandas requeridas por la sociedad y saber atenderlas. La clave de gobernar es no ceder a las presiones. Es mentira que no dialogamos, lo que sucede es que muchas veces decimos que no", apuntó la mandataria sobre "el estilo" cerrado y refractario que la oposición y las corporaciones le endilgan a su gestión.

Ante empresarios, autoridades de la Bolsa y funcionarios, la mandataria defendió la herencia que, en materia de economía, recibirá la próxima administración y –otra vez con ironía a las críticas que le suelen hacer desde los sectores empresariales- resaltó la "previsión" económica de la administración que encabeza.

"Nos interesa dar certeza y previsión, y si algo podemos ofrecer desde este espacio político es certeza y previsión", afirmó. "Este gobierno –graficó después- pagó todos los vencimientos (de deuda) que ha tenido, y esta es la verdadera seguridad jurídica."
Después, se dirigió específicamente a los sectores que consideran que una devaluación del peso solucionaría el tema de la competitividad: "Argentina demostró que la única forma de sortear la crisis es a través de la fortaleza de nuestro mercado interno."

Advirtió que países socios de Argentina que recurrieron a devaluaciones, como Brasil, terminaron profundizando la caída de sus exportaciones. Sostuvo que ese tipo de políticas "pueden terminar de barrer o destruir el único dique de defensa que tenemos frente a la crisis que es sostener el mercado interno".

También se refirió a la declaración de interés público de las acciones de empresas privadas en manos de la ANSES que discute el Congreso y recordó que "otro partido proponía en un coloquio de IDEA con el paquete accionario que ANSES dispone en empresas, hacer un gran fideicomiso para invertir en fondos de pensión extranjeros, y que esos fondos pongan directores en las empresas". "Eso sería la extranjerización de la economía", consideró.

"Lo que estamos proponiendo nosotros es que las acciones formen parte de una agencia, con control parlamentario, para que las acciones sigan siendo argentinas y contribuyan al crecimiento del país", explicó, en una defensa enfática del proyecto, que ayer obtuvo dictamen en el Senado (ver página 12).

Cristina dedicó un largo tramo de su discurso a analizar el panorama internacional (ver aparte) e insistió con su concepción de que la economía –aun en los planteos más liberales- está siempre subordinada a las decisiones políticas. "Los mercados siempre están manejados por la política", deslizó. Y destacó el impacto de la estatización de YPF, una de las decisiones políticas clave de su segundo mandato, en la reducción del déficit de la balanza comercial.

Con el apoyo de una serie de gráficos que mostró ante el auditorio, aportó una serie de datos comparativos entre las situaciones económico financieras de los países desarrollados y los emergentes y con la performance que ha demostrado la Argentina. "El consumo –afirmó- es fundamental para alentar la inversión", y en los últimos doce años "aumentamos el poder adquisitivo de los argentinos" gracias al "crecimiento ininterrumpido". «

DESENDEUDAMIENTO
"El desendeudamiento fue la mayor seguridad jurídica que dimos a los acreedores. Quiero darles seguridad jurírica a los trabajadores."

EL MODELO
"Si tenemos 12 años poniendo pilares sólidos, ¿no vale la pena seguir construyendo la casa que cobije a todos los argentinos?"


Dos casos fallidos de devaluación
En otro tramo de su discurso, y para referirse a la crisis internacional, Cristina dijo que la expectativa de crecimiento mundial es la más baja "desde que se desató la crisis en el 2008" y señaló que "lo que está pasando en el mundo no es solamente una cuestión financiera".

"Los mercados siempre están manejados por la política", dijo y ponderó la estatización de YPF, "una formidable obra de nacionalización" en el marco de "una crisis con una volatilidad sin precedentes, que se inició en 2008 y que aún se expande por el mundo".

"La crisis se traslada con mucha violencia a los BRICS (NdR: el bloque que integran Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica)", evaluó la mandataria y enumeró la devaluación en Rusia, juzgó que la "guerra de monedas en Brasil" no fue "una cuestión de mercado, fue exclusivamente geopolítica" y citó que China pasó "de crecer a dos dígitos a crecer 6,8 por ciento".
Respecto a Rusia, Cristina indicó que la devaluación provocó "una pérdida de reservas de más de U$S 150 mil millones, debido fundamentalmente al ataque especulativo que sufrió la Bolsa rusa y también a sus principales commodities: gas y petróleo con la caída vertical de los precios han provocado también está situación".

"Veamos -prosiguió la presidenta ante los hombres de la Bolsa- cómo la crisis se traslada a los BRICS: Rusia devaluación del 10,5, en un solo día; devaluación mensual del 13 en marzo, en Brasil, y sin embargo fíjense que curioso, Brasil ha tenido la devaluación más importante, desde el año 2003 y sus exportaciones han caído el 23% , mucho más que las exportaciones en la Argentina".
"Esos que quieren devaluar, más que las exportaciones, lo que tienen es dólares en algún lado y les convendría que devaluarán", cerró.

"Tomen riesgo e inviertan"
La presidenta destacó el alto nivel de crecimiento del sector financiero a partir del último informe sobre los bancos. "Las entidades financieras, o sea los bancos, en la Argentina, ganaron en el segundo trimestre, del año, un 23% más que en igual período del año pasado; con ganancias por más de 11 mil millones, superaron los 9000 millones del segundo trimestre, del año 2014. En lo que va del año, primer semestre 2015, llevan ganados 25.220 millones de pesos, y en los últimos 12 meses acumulan ganancias por 46.077 millones de pesos", advirtió Cristina.

Y concluyó: "Creemos que están todos los fundamentos en orden, alineados, para seguir con este proceso de crecimiento y desarrollo si se siguen manteniendo estás políticas públicas."
Poco antes, había pedido a los empresarios que "tomen riesgo e inviertan al mismo rango que lo hace el Estado con políticas públicas orientadas a mantener el consumo". "Tuvimos 12 años de crecimiento sostenido porque hemos aumentado el poder adquisitivo de los argentinos", debido a las "políticas públicas con inyección de recursos", agregó, pero rápidamente le remarcó al auditorio: "El riesgo que toman nuestros empresarios no es del mismo rango que las políticas públicas aplicadas" por el Estado, y desató un aplauso sostenido..

Fuente: Portal de Internet

Te puede interesar