Por lavado de dinero, piden indagar a la madre y la hermana de Nisman

Justicia 28/08/2015
El fiscal federal Juan Zoni solicitó la medida ante el juez Canicoba Corral. También incluyó en el requerimiento al especialista en informática Diego Lagomarsino y al empresario Alejandro Picón, supuesto dueño del automóvil Audi que manejaba el titular de la UFI Amia. Todos aparecen como titulares de propiedades y una cuenta en Nueva York del funcionario judicial.

El difunto fiscal Alberto Nisman declaró oficialmente "una situación patrimonial irrisoria" pero, en realidad, poseía "distintos bienes y fondos, que a pesar de aparecer vinculados a distintas personas que actuaran como testaferros, en realidad eran de su propiedad, resultando sus montos exorbitantes para el perfil patrimonial del nombrado".

"Resulta evidente que los distintos gastos y bienes reseñados permiten advertir un incremento patrimonial que no resulta compatible con los ingresos que registró como representante del Ministerio Público Fiscal de la Nación. Nisman, en su carácter de funcionario público -Fiscal General de la Nación-, se encontraba impedido de ejercer el comercio o cualquier actividad distinta a las de sus funciones como fiscal, por lo que cabe concluir que todo ingreso patrimonial que no haya sido debidamente declarado se encuentra justificadamente sospechado de ilícito." El encomillado es textual del pedido que formuló ayer el fiscal federal Juan Pedro Zoni, para que el juez Rodolfo Canicoba Corral convoque a prestar declaración indagatoria a la madre de Nisman, Sara Garfunkel; a su hermana, Sandra; al empleado informático Diego Lagomarsino y al empresario Alejandro Picón. Les imputa a todos el delito de “lavado de dinero”; detrás de esa acusación subyace la sospecha de que todos eran, en realidad, testaferros del ex titular de la UFI AMIA. Si Nisman estuviera vivo, también él debería dar explicaciones (muchas) ante la justicia.

"El cargo funcional que poseía Nisman sumado a las inconsistencias patrimoniales detectadas, establecen un cuadro indiciario suficiente para presumir la ilicitud del origen de los fondos con los que se adquirieron los bienes investigados."

¿A qué bienes se refiere el fiscal Zoni? Básicamente, al dinero que Nisman tenía depositado en una cuenta no declarada en el banco Merryl Lynch de Nueva York, a los lotes en una lujosa chacra de mar en Punta del Este, dos departamentos con sus respectivas cocheras en el barrio porteño de Palermo, la propiedad oculta de un automóvil de alta gama, gastos que sólo en tarjetas de crédito entre 2009 y enero de 2015 (cuando murió) superaron los tres millones de pesos.

Nisman –explica el documento– cobró como salarios entre 2009 y 2015 la suma de 3.985.956,85 pesos. En el mismo lapso, registra gastos de tarjetas de crédito por 3.279.930 pesos argentinos. Además, por el primer año de alquiler del departamento de Le Parc pagaba tres mil dólares mensuales. "El pago mencionado deberá ser efectuado en Dólares Estadounidenses Billetes", dice el contrato. La renovación se hizo de palabra. Nisman pagaba cuando murió 26.500 pesos mensuales de alquiler.
Sin embargo, según sus declaraciones juradas entre 2008 y 2014 Nisman parecía un hombre con "una situación patrimonial irrisoria que no se condice con el nivel de gastos reseñado". Sólo declaró poseer la mitad de una casa valuada en unos 800 mil pesos y dinero en efectivo que en 2008 trepaba a 35 mil pesos; en 2013, a 70 mil y en 2014, a 105.316 con 25 centavos.

Nisman no tenía forma de justificar los bienes que el fiscal Zoni le atribuye, y para ello, según la acusación, recurrió a familiares y amigos. El fiscal los identifica como "todos los sujetos que hayan desplegado conductas que permitieran introducir en el circuito legal fondos y/o bienes del fallecido Nisman presuntamente originados a partir de actividades delictivas". Hay un dato indicativo sobre el volumen de dinero investigado: todos los activos bajo investigación totalizan 10.428.483 pesos. Pero además, Zoni pidió el embargo preventivo sobre bienes personales de todos los imputados hasta completar la suma de 80 millones de pesos.

La apertura de la cuenta en el Merryl Lynch "fue informada el 7 de marzo de 2002 a nombre de Sara Garfunkel y Sandra Ruth Nisman, Nisman era su apoderado y Lagomarsino fue incorporado como tercer titular el 16 de junio de 2014". Nisman poseía domicilio en Florida, Estados Unidos. La Unidad de Investigación Financiera (UIF) detectó "movimientos sospechosos", entre ellos el depósito de dinero del financista desaparecido Damián Carlos Stefanini. La modalidad de las operaciones fue definida como "corretaje minorista". Entre el 13 de setiembre de 2012 y el 19 de agosto de 2014 en esa cuenta "se recibieron transferencias sobre las que no pudo establecerse el propósito comercial por un total de 666.690 dólares". Ese monto –dice el dictamen- "de ningún modo encuentra justificación económica en los ingresos de sus tres titulares". El fiscal Zoni dedujo, entonces, "que los fondos allí acreditados pertenecían a Nisman".

El dueño del audi
En el dictamen de Zoni la figura de Alejandro Picón adquiere singular relevancia. Hasta ahora había trascendido que era el dueño del automóvil Audi Q3 en el que se movía Nisman, y cuya devolución reclama. Luego se supo que "resultó ser librador de un cheque por 200 mil dólares" hallado en el departamento de Le Parc. Y ahora se sabe que también aparece vinculado con un fideicomiso a nombre de Sara Garfunkel en la calle Dorrego 1771 de esta Capital. "Las cuotas dejaron de abonarse a partir de enero de 2015", cuando murió Nisman. El saldo deudor, a mayo pasado, por cuatro cuotas impagas, trepa a 344.593,76 pesos.
Las chacras de mar en Uruguay también figuran a nombre de la madre de Nisman. El dictamen explica que "el precio de compra de dicha operación ascendió a la suma de 288.035 dólares, mientras que según informe de la AFIP del 7 de mayo de 2015 Sara Garfunkel registró ingresos en el año 2013 por la suma de 57.946 pesos argentinos". Para Zoni, "de todo ello se colige que a pesar de surgir como titular de estos inmuebles la señora Garfunkel, en realidad estos bienes pertenecían a Nisman".

Sobre el automóvil, "existen diversos elementos probatorios que permiten afirmar que Nisman resultaba ser el verdadero propietario". En una computadora que utilizaba Nisman fue hallado "un archivo que resultó ser una agenda que llevaría una de sus asistentes en la cual se pudiera observar como consignado 'DATOS DE SU AUTO PERSONAL: Patente: MPC641 Marca: Audi Modelo: 242 – Q3 – 2,0 – TF SI QUATTRO Año: 2013 Color: Gris Monzón". Para Zoni, no existe "ninguna justificación plausible que explique el motivo por el cual Nisman utilizaba como propio un vehículo de alta gama registrado a nombre de la firma Palermopack SA, que no sea el hecho obvio de que la empresa en cuestión solamente oficiaba de titular de un bien no declarado" del fiscal.

La ley contra el lavado de activos prevé además de condenas penales, el pago de multas que pueden ir de dos a diez veces el monto de la maniobra. En el caso de Picon, se pidió embargarle un vehículo y activos en cuentas bancarias. Respecto de Sara Garfunkel, se pidió el embargo preventivo sobre un automóvil y sobre Sandra Nisman, el de dos inmuebles.

Sobre Lagomarsino si pidió embargar un vehículo y un inmueble. «

Fuente: Portal de Internet

Te puede interesar