Mindfulness: del autocontrol a la aceptación plena

Lic. Ricardo Sarain 21 de septiembre de 2015
Durante muchos años la Psicología ha diseñado estrategias para lograr apartar los pensamientos negativos y las emociones dañinas.

Fue la Terapia Racional Emotiva Conductual, desarrollada por Albert Ellis en EEUU a fines de los años 50, la primera en notar la diferencia entre pensamientos racionales y los pensamientos irracionales, poco funcionales y desadaptados. Para Ellis, la perturbación emocional proviene, no de los hechos en sí, sino de la evaluación que hacemos de los mismos, según los estamos percibiendo. Las evaluaciones cognitivas y las emociones, son las que disparan las conductas, no los hechos.

Hace ya 30 años que Jon Kabat-Zinn se enfocó en las interacciones mente-cuerpo para la salud y en las aplicaciones clínicas del entrenamiento en meditación de atención o conciencia plena (mindfulness meditation) para personas con dolor crónico y problemas o trastornos relacionados con el estrés, fundando la Clínica para Reducción del Estrés y del Centro para la Atención Plena (Mindfulness) en la Medicina, el Cuidado de Salud y la Sociedad en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts. Hoy la meditación basada en Mindfulness ha sido adoptada con mucha aceptación por la Psicología Clínica, debido a los beneficios que dicha técnica conlleva Kabat-Zinn trajo Oriente a Occidente, con una técnica que puede ser aplicada de manera efectiva en muchas situaciones cotidianas, echando por tierra la idea desacertada de que para meditar había que ser un monje budista. Podemos practicar Mindfulness como una técnica de respiración y meditación simple o al caminar, comer o incluso al practicar un deporte o realizar alguna actividad placentera.

¿Cuáles son los principios fundamentales que sustentan la técnica?. Antes que nada, Centrarse en el momento presente, sintiendo las cosas como son, como suceden, sin buscar controlarlas. Luego, Aceptación Radical, aceptando sin emitir juicios de valor la experiencia de lo bueno, lo malo, tal como se da, sin rechazar nada.

Tuve la oportunidad de cursar una Diplomatura en Mindfulness con aplicaciones concretas en la práctica clínica y pude comprobar en mi propio consultorio los beneficios de la técnica en muchos tipos de casos: ansiedad, depresión, dolor. Hoy, numerosos estudios corroboran la activación de áreas del cerebro, relacionadas con la felicidad, producto de la práctica cotidiana. Los mismos pacientes, una vez entrenados, ejercitan en su casa y en situaciones cotidianas la técnica con excelentes resultados.

Una de las prácticas formales de Mindfulness más difundidas es la Meditación con especial atención en la respiración o Meditación con respiración diafragmática. He aquí la descripción:

Siéntese en un sillón cómodo, apoyando su espalda en el respaldo, sin cruzar las piernas y solamente respire. Realice inspiraciones profundas, con sus ojos abiertos o cerrados, y sienta como cuándo inspira su barriga se ensancha y cómo cuando expira, esa parte del cuerpo se vuelve a su tamaño natural. Al inspirar, tome aire bien profundo y al expirar, al sacar el aire, hágalo como si estuviera soplando una vela, expulsando todo el aire. Haga esto varias veces y aleje sus pensamientos, teniendo solo conciencia de su respiración, del aire entrando y saliendo.

Relice el ejercicio durante al menos 10 minutos. Verá que se produce un singular cambio. Ud. podrá sentirlo a nivel sensación. Ahora a nivel profundo, lo que está haciendo es aumentando la actividad del córtex prefrontal izquierdo del cerebro, responsable de la emociones positivas,  y disminuyendo la actividad de la amígdala, relacionada con el miedo y la ira. Sólo con respirar, sin controla nada, siendo consciente del momento presente. Es así como se irán diluyendo esos pensamientos y sentimientos negativos y aumentando su nivel de conciencia.

En su libro, Calming your anxious mind, Kabat – Zinn expresa que la práctica de la meditación  no nos revela el sentido de nuestra vida, sino que “nos enseña a conectarnos con el presente; las lecciones, transformaciones, preguntas y respuestas, se revelarán por sí solas”.

Puedo dar fe en mi práctica clínica y personal esta acción de salir del autocontrol hacia la aceptación mindfull de los hechos de la vida. No solo requiere menos esfuerzo, sino que, además, es mucho más profundo y revelador.

Te puede interesar