indigente

“Vivo en la calle, no tengo nada, ni siquiera un perro”

Así lo manifestó Roque Arellanos, el indigente que reclamaba una cirugía apostado en las puertas del hospital San Bernardo. Aseguró tener obra social y necesitar urgente la intervención. “Me duele mucho, me duele mucho,” gritaba. Su testimonio antes de ser asistido por el Operativo Abrigo.
Sociedad 28 de julio de 2017